Inicio Internacional Variaciones genéticas aumentarán rendimiento de plantas de jitomate

Variaciones genéticas aumentarán rendimiento de plantas de jitomate

Científicos en el Laboratorio de Cold Spring Harbor (CSHL) anunciaron un nuevo método para aumentar los rendimientos de los cultivos del jitomate.

Un equipo dirigido por Zachary Lippman, profesor asociado de la Facultad de Ciencias Biológicas de Watson, en el Laboratorio de Cold Spring Harbor, Nueva York, EUA, en colaboración con sus colegas, descubrió un conjunto de variaciones genéticas que pueden mejorar la producción en las plantas de jitomate hasta en un 100 por ciento.

Los fitomejoradores combinarán diferentes variantes dentro del conjunto genético para crear la arquitectura óptima de las plantas en las distintas variedades y para las distintas condiciones de crecimiento.

Estos conjuntos de mutaciones permitirán a los productores aumentar al máximo sus rendimientos en el jitomate y de manera potencial, el rendimiento en otras plantas de flor, incluyendo cultivos básicos como la soya.

En términos científicos generales, Lippman explica que la construcción biológica de las plantas es el resultado de un equilibrio delicado entre el crecimiento vegetativo, brotes y hojas, y la producción de flores y frutos. Para aumentar los rendimientos de los cultivos, queremos plantas que produzcan tantas flores y tantos frutos como sea posible; sin embargo, esto requiere energía, la energía producida en las hojas.

En los jitomates y en otras plantas de flor, el equilibrio entre el crecimiento vegetativo y las flores se controla mediante un par de hormonas opuestas, llamadas florigen y anti-florigen.

El beneficio sin precedentes del juego de herramientas, aseguró Lippman, es que permite a los productores adaptar las variaciones genéticas de manera específica a las distintas variedades y a las distintas condiciones de crecimiento.

Finalmente, el científico consideró como muy probable que estos resultados se apliquen de manera general a otros cultivos que producen flor. Se sabe que las mutaciones que afectan a florigen y anti-florigen desempeñan un papel importante en el control de la constitución biológica de las plantas en los cultivos oleaginosos como la colza y el girasol, y pueden aplicarse en esos casos. Sin embargo, el equipo desea empezar a trabajar con cultivos de alimentos básicos como la soya, la cual comparte muchas similitudes en cuanto a necesidades de crecimiento con el jitomate.

www.2000agro.com.mx