Tras coincidir que en que el rescate del campo es una asignatura pendiente del Estado mexicano, investigadores, agrónomos y organizaciones urgieron a realizar un análisis de la política de precios de garantía de granos básicos, a cambiar a un sistema de producción orgánica, a recuperar la soberanía y autosuficiencia alimentaria; a reducir las importaciones de alimentos y a cerrar filas en torno al sector primario.   

Además, durante el foro ciudadano “El campo y otras prioridades en la 4T-Tlaxcala”, celebrado en el Congreso local, al grito de “sin maíz no hay país”, líderes de agrupaciones campesinas reiteraron su llamado a legisladores para incrementar a mil 100 millones de pesos el gasto al rubro agropecuario en 2022, y rechazaron los fondos ‘moches’.    

Daniel Hernández, académico e investigador especialista en desarrollo urbano, desarrolló la ponencia “La recuperación del campo, una asignatura pendiente del Estado mexicano” y subrayó que esta es una cuestión histórica, “desgraciadamente en nuestro país; es un problema gravísimo el abandono, el rezago del sector primario”.

Repasó que al campo se le da la espalda a partir de la década de los años 2000, aunque en 2007 “todavía destinaban grandes recursos”, pero concentrados hacia los grandes agricultores y a los agroexportadores, sobre todo del norte del país.

En cambio, resaltó, los minifundistas de cinco hectáreas para abajo, no contaban con ese apoyo, pues al revisar estadísticas se observa “que no les llegan recursos y que abarcan buena proporción de la superficie”.

Sin embargo, el gobierno federal actual retoma la política de precios mínimos de garantía que se implementó en los años 80 del siglo pasado, la cual está bien, pero actualmente ya no existe la paraestatal Conasupo,  encargada de equilibrar el propio mercado y así garantizar tanto la comercialización como el valor del producto, acentuó.

Por tanto, consideró que si la idea es compensar y dar cierta utilidad al pequeño productor, se debe tonar en cuenta que ahora el precio del maíz es bajo, respecto de los costos de producción, así como en términos de la gran importación de granos básicos, sobre todo de Estados Unidos; de las condiciones de rentabilidad y de los niveles de productividad.

Pero –añadió-, principalmente, del subsidio gubernamental que recibe el agricultor norteamericano, por alrededor de 60 por ciento, lo cual provoca que el valor internacional de este grano sea bajo.   

Con este panorama, planteó desarrollar e implementar una metodología “que nos lleve a captar de manera puntual y precisa los costos reales de producción diferenciados que se tienen en la tipología de productores, minifundistas, medianos y grandes; y por región y superficie, ya sea de temporal o de riego, a fin de identificar la utilidad y la pérdida al momento de comercializar.

Asimismo, añadió que en este estudio se podría detectar el no pago al trabajo familiar en el campo, sobre todo para el caso de pequeños productores. Confió en que se pueda avanzar de manera puntual en este análisis, en conjunto tanto las dependencias estatales, el sector académico como las organizaciones campesinas.

“Ojalá que ahora, al retomar esta política de precios de garantía no se caiga en la aberración anterior de tratar a los campesinos” en condiciones de baja productividad y disponibilidad de recursos, igual que a los grandes productores, a través de una tarifa única para todos.

Si prevalece esta estrategia gubernamental como hasta ahora, no se resolverá el problema, por el contrario “nos va a seguir hundiendo” porque no habrá incentivos ni recuperación de granos básicos para satisfacer la demanda de la población, advirtió.

En tanto, Melquiades Pérez González, exdiputado local, expuso que México tiene un perfil   80 por ciento citadino y 20 por ciento campirano y que un reflejo del abandono al sector primario es que solamente se siembra la mitad, además de las enormes diferencias de productividad entre las regiones norte, centro y sur. 

Entre otros factores, atribuyó la crisis profunda que vive el campo a la reforma al artículo 27 constitucional “que prácticamente cambió el sistema de propiedad de la tierra, al pasar de los ejidos a propiedad privada y al Tratado Comercial de Libre Comercio (TLC).

Es necesario que los nuevos gobiernos desarrollen políticas de apoyo al campo, pues en este se concentra 60 por ciento de la pobreza y 21.5 por ciento de mexicanos en pobreza extrema, según datos del Banco Mundial, apuntó.

Destacó que la prioridad es buscar la autosuficiencia alimentaria y robustecer la economía de los productores rurales, incentivar la producción a través de la asistencia técnica, aplicar innovaciones tecnológicas, garantía, créditos, seguros y oportunidades de comercialización para pequeños agricultores y ganaderos.

De esta manera –enfatizó- se caminaría hacia la autosuficiencia alimentaria y la reducción  progresiva de las importaciones, a fin de dinamizar la economía rural y promover el bienestar de las familias del campo. Para ello, el presupuesto debe tener un componente estratégico enfocado a resolver las problemáticas, con al menos 90 mil millones de pesos, en el caso de la Federación, y en Tlaxcala, de 10 por ciento de su gasto total, remarcó.

“Es importante que el Ejecutivo, pero en especial el Legislativo, emitan un pronunciamiento en apoyo a un mayor presupuesto, para que se hagan realidad los compromisos que han hecho al sector rural tlaxcalteca”, destacó en su ponencia “La necesidad de salvar al campo y lograr la autosuficiencia alimentaria”.  

Por su parte, integrantes de la Sociedad Agronómica de Tlaxcala A.C aseveraron que la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) “sepa que los agrónomos también existimos”, ello en alusión al eslogan turístico emblemático de esta nueva administración estatal: “Tlaxcala sí existe”.

Al presentar su proyecto “Producción integral de alimentos orgánicos en el estado de Tlaxcala”, realzaron que es urgente generar empleos en la zona rural, producción suficiente de cultivos en apoyo a la soberanía alimentaria y cambiar el sistema tradicional a base de agroquímicos a uno orgánico, para favorecer el consumo sano, entre otras cosas.

Asimismo, reprocharon que no haya mucho apoyo crediticio por parte de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesquero (FND), pues es “muy difícil acceder, mejor dan acceso las financieras particulares” y a una tasa de interés menor.

A su vez, Alberto Ávila Montaño, dirigente estatal de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (Cioac-Independiente), demandó al titular de la Sefoa, Rafael de la Peña Bernal, que atienda a este sector y que visite la región poniente del estado, “para que vea lo que se hace… y las necesidades”, pues “no alcanza el recurso… no se vale” que al campo y a los agricultores se les discrimine “como si fueran delincuentes”, por lo que pidió que no se escatimen recursos.

En tanto, Sotera Vázquez, de la Organización Nacional Unidad de Fuerza Indígena y Campesina, exigió que el dinero del campo “no se vaya a moches”, y Marcial Gress Roldán, de la Unión Obrera Campesina y Popular (Ugocp), anotó que la pandemia acentuó la de por sí ya situación complicada de familias rurales, por lo que instó a todos los sectores a cerrar filas todos hacia una política pública para rescatar al agro.

Por su parte, Rafael de la Peña Bernal, quien inauguró el foro, reiteró que el campo es prioridad y que no es un hombre de escritorio, por lo que reiteró su compromiso de trabajar a favor y que hará un traje a la medida para cada municipio.

Por su parte, José Isabel Juárez Torres, dirigente de la Unión Campesina Democrática (UCD) y convocante a este evento, pidió al funcionario que le diga a la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros que las agrupaciones necesitan dialogar con ella.

fuente: La Jornada de Oriente

Artículo anteriorRegistra balanza comercial agroalimentaria superávit de cinco mil 707 millones de dólares en enero-octubre
Artículo siguiente“Vamos a seguir protestando”. Replican productores de Sinaloa a ley que sanciona la toma de casetas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.