Inicio Estatal Un buen manejo de agostaderos, excelente herramienta para mejorar la captura y...

Un buen manejo de agostaderos, excelente herramienta para mejorar la captura y almacén de carbono: INIFAP

Chihuahua, Chih. Manuel Gustavo Chavez Director del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias expresa a Informativos Arriba el Campo que estudios recientes demuestran que la ganadería de carne en el mundo contribuye en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) como el metano, sin embargo, también tiene buen potencial de mitigación del cambio climático a través de la captura de carbono por medio de la fotosíntesis de las plantas en los pastizales y su depósito en el suelo. La ganadería de carne en Chihuahua, que se realiza principalmente en los Pastizales de los Valles Centrales y en los Matorrales de la región Desértica, enfrenta nuevos problemas, como el cambio climático, que seguramente transformará esta actividad económica del norte de México. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, siglas en inglés) en su Reporte del 2013, concluye que el calentamiento global es real y que ha tenido lugar principalmente desde los años 1950.

Las proyecciones sobre cambio climático para el norte de México, según investigaciones recientes en Estados Unidos, muestran que el clima será más caliente y más seco, con aumentos de temperatura de 2 a 3 °C para el año 2050, mientras que la precipitación durante la primavera disminuirá del 20 al 40% para el final del siglo. La productividad de forraje en los pastizales podría reducirse debido a la baja disponibilidad de humedad del suelo causada por el calentamiento y sequía. Similarmente, la calidad de forraje también disminuirá debido al estrés originado por la combinación del calentamiento, incremento de dióxido de carbono (CO2) y sequía. Las sequías más frecuentes y severas modificarán la composición de especies, afectando la biodiversidad de los ecosistemas de pastizal. Por último, la productividad del ganado también disminuirá debido a la baja productividad y calidad de forraje, así como una disminución del consumo de forraje por la misma baja calidad del mismo.

Además, las temperaturas extremas podrían afectar directamente la productividad del ganado en pastizales, por lo que ante escenarios adversos se tendrían que hacer cambios sobre la raza y tipo de ganado.. Para el norte de México se necesita un análisis sobre cuál o cuáles son las razas más adecuadas para condiciones de clima adversas, tales como altas temperaturas y sequía, así como las condiciones locales de manejo y mercado.

Dice que proyecciones recientes en Estados Unidos afirman que la mitigación del cambio climático (acciones para disminuir las emisiones o las concentraciones de GEI) en pastizales tiene bajo potencial, debido a la baja captura de carbono y los altos costos de los procesos/trámites involucrados para ingresar al mercado de bonos de carbono. Sin embargo, se concluye que sí existen algunas posibilidades promisorias para implementar estrategias de adaptación al cambio climático para la producción de ganado, tales como el manejo de hato flexible, razas o especies de ganado alternativo, manejo innovador de plagas, infraestructura apropiada y relocalización geográfica.

Investigaciones previas realizadas por INIFAP en el estado de Jalisco, han demostrado que los pastizales en buena condición con pastoreo moderado capturan más carbono que los pastizales sobrepastoreados. En el estado de Chihuahua, una investigación reciente en áreas de pastizales y matorrales, realizada por investigadores del Sitio Experimental La Campana del INIFAP, demostró diferencias en el almacén de carbono entre pastizales y matorrales.

Los pastizales en condición buena presentan un almacén de carbono mayor que los pastizales en condición pobre, lo que sugiere que los pastizales en buena condición y que han sido manejados con pastoreo moderado capturan más carbono y contribuyen a la mitigación del cambio climático. Suponiendo que los pastizales de Chihuahua, con una superficie de 4.1 millones has, capturan un promedio de 0.2 ton C/ha/año que equivale a 0.732 ton CO2/ha/año, dichos pastizales capturan un total de 3.0 millones de ton CO2/año.  Asumiendo que existiera un mercado de carbono para pastizales, con precio promedio de $52.00/ton CO2, los ingresos potenciales serían de aproximadamente $156 millones de pesos/año. Dicho ingreso sería adicional a la productividad animal de los ejidos/ranchos ganaderos.

Considerando las emisiones de GEI de los animales domésticos, una vaca en el agostadero produce alrededor de 54 kg de metano/año. Suponiendo una capacidad de carga animal de 10 has/cabeza/año, se tendría una carga animal de 410 mil cabezas/año en los pastizales de Chihuahua. Las emisiones de metano alcanzarían 22,140 ton CH4/año, lo que equivale a 0.46 millones de ton de CO2/año. Por lo tanto, los pastizales manejados en forma sustentable serían sumideros de carbono (sitios con un balance favorable de captura de carbono) (Figura 4), puesto que capturan más carbono y tendrían potencial para la mitigación del cambio climático.

El manejo sustentable de pastizales en ranchos ganaderos es la herramienta más efectiva para lograr una máxima productividad animal y el mayor aporte de servicios ambientales. Este manejo incluye el respeto a la capacidad de carga, el establecimiento de un sistema de pastoreo acorde a las características del rancho, el uso de estrategias de distribución del pastoreo, como una buena distribución de aguajes y saladeros, entre otras prácticas.

El gobierno federal en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, tiene como estrategia el uso sustentable de los recursos naturales, incluidos los pastizales. Además, la Ley General de Cambio Climático, ordena “Frenar y revertir la deforestación y la degradación de los ecosistemas forestales y ampliar las áreas de cobertura vegetal y el contenido de carbono orgánico en los suelos, aplicando prácticas de manejo sustentable en terrenos ganaderos y cultivos agrícolas”. A nivel local, la Ley de Ganadería de Chihuahua establece que Los ganaderos deberán observar los coeficientes de agostadero, las autoridades municipales promoverán la utilización adecuada y la conservación de los pastizales y los ganaderos propietarios o poseedores de terrenos de agostadero, están obligados a conservar y mejorar la condición y productividad de su pastizal.

Jesús Nava Macías