La presa Adolfo Ruiz Cortines o Mocúzari registraba el 7 de mayo de 2020 un almacenamiento de 350.107 millones de metros cúbicos, que representaban el 36.8% de su capacidad máxima de conservación (Namo).

Este 2021, la obra hidráulica vive uno de sus peores momentos en los últimos años, al mantener su nivel de almacenamiento muy por debajo; es decir, en estos momentos su almacenamiento es de 12.3% millones de metros cúbicos (Mm3), que representan apenas el 1.3% de su capacidad máxima de conservación, que es de 950.3 Mm3.

Autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) estiman que al 1 de octubre, cuando inicia el próximo ciclo agrícola, el embalse pueda captar poco más de 300 millones de metros cúbicos con el 98% de probabilidades de lluvias, más los 120 Mm3 del plan colectivo (pozos), se estaría logrando un mosaico de cultivos para 30 mil hectáreas de trigo.

Ante este complicado escenario, el jefe de Distrito de Riego 038 del Río Mayo, de la Conagua en Navojoa, Benito Coronado López, reiteró la importancia de hacer conciencia sobre el cuidado del recurso hídrico.

Recordó que la sequía es histórica, pues en los últimos 64 años la Mocúzari no había terminado con un almacenamiento tan bajo.

Indicó que ante la poca agua que hay en la presa, es importante que los productores agrícolas puedan diversificar sus cultivos, siendo una opción la siembra de cártamo, garbanzo y otros que no ocupan mucha demanda de agua en relación al trigo.

Dijo que en una reunión que sostuvieron agricultores y con el Comité Hidráulico se solicitó a las autoridades el 50% de lo que se gasta en el área de conservación, perforación de pozos y un apoyo al cultivo de cártamo de 2 mil pesos por hectárea a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), pero a la fecha no ha habido ninguna respuesta.

“En el caso del apoyo para el cultivo de cártamo ya se hizo la gestión, pero hasta el momento no han tenido ninguna respuesta los productores agrícolas de la Región del Mayo”, finalizó.

“SERÍA DEMOLEDOR OTRO AÑO SECO”

De presentarse otro año seco en el Valle del Mayo sería demoledor para la agricultura y para la población en general, toda vez que se dejarían de sembrar 50 mil hectáreas de trigo, de las 72 mil que se establecen regularmente cuando hay suficiente recurso hídrico en el embalse Adolfo Ruiz Cortines, consideró Álvaro Bours Cabrera.

El presidente de la Asociación de Organismos de Agricultores del Sur de Sonora (AOASS) declaró que otro grave problema que se avecina si se cumple con los pronósticos de la Conagua, habría mayor inseguridad por la pérdida de empleos y jornales en los campos agrícolas, producto de la reducción de la superficie a establecerse.

Recordó que en los últimos dos ciclos de cultivo, durante los que se ha presentado una fuerte sequía en la entidad, se han sembrado 50 mil y 60 mil hectáreas del rubio cereal, respectivamente.

“Si los pronósticos se cumplen, estaríamos hablando que, de las 90 mil hectáreas empadronadas en el Valle del Mayo, solamente se estarían estableciendo 30 mil hectáreas, una situación preocupante por la pérdida de empleos y jornales que se habrán de generar”, indicó.Bours Cabrera afirmó que esta reducción de superficie agrícola de poco más de 60 mil hectáreas que se pronostican para el próximo ciclo agrícola que inicia el 1 de octubre, nunca se ha presentado en el Valle del Mayo, a pesar que ya hubo un año con la presa totalmente seca.

fuente: Diario del Yaqui

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.