El fenómeno de sequía que se ha presentado en los últimos 15 meses en México ha afectado la recarga de los mantos acuíferos y provocado que se acelere la sobreexplotación de los mismos, alertaron expertos.

Según datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta agosto del 2021, en el país habían 653 acuíferos, de los cuales 157 presentaban sobreexplotación, es decir, 24% del total. La cifra para el 2020 fue la misma, sin embargo, para el 2019 se tenían documentados 115 acuíferos bajo esta condición. Mientras que para el 2017 la cifra se ubicó en 105 y para el 2011 fue de 101.

El total de acuíferos se encuentran divididos en 13 regiones hidrológicas a lo largo del país. La del río bravo, que comprende partes de Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León y Tamaulipas es donde se encuentra el mayor número de mantos sobreexplotados, con un total de 46, según la Conagua.

“La gente está acostumbrada a identificar el abastecimiento de agua como el líquido superficial que viene de presas, ríos, etc, pero la verdad es que en algunos lugares la mayor parte del agua que se consume viene de estos grandes depósitos que se encuentran a distintas profundidades y que nos proporcionan 40% del agua en México”, indicó Manuel Perló Cohen, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

El experto advirtió que se le está extrayendo más agua a los mantos acuíferos de lo que se recarga de manera natural a través de la lluvia.

“Estamos viendo que el 2021 fue un año especialmente duro en términos de sequía y se espera que este año enfrentemos una megasequía, así lo llaman en EU. Qué va a pasar cuando disminuya el agua superficial, pues bueno se va a recurrir a las aguas subterráneas, pero resulta que éstas ya están mermadas, estamos ante un efecto en cadena bastante preocupante”, refirió.

Por su parte, Víctor Orlando Magaña Rueda, investigador del Departamento de Geografía Física del Instituto de Geografía indicó que cobra relevancia identificar lo que es una sequía meteorológica de una hidrológica.

“Cuando uno ve los niveles tan bajos de las presas en el noreste, en particular en Nuevo León, uno tiene que pensar que no ha llovido todo lo que se requiere, pero también se tiene que ver cómo han manejado el agua y aquí entra el factor humano”.

Desde el punto de vista del experto, la Conagua presenta el problema de la sequía como algo atribuible a la cuestión meteorológica y no reconoce las pocas capacidades con las que cuenta para el manejo del vital líquido.

“Las demandas crecen, pero lo que llueve no necesariamente crece y eso nos hace reflexionar que no es una cuestión de una falta de presupuesto, sino de iniciativas, creatividad, de programas, muchas cosas que se abandonaron durante años y hoy nos pasan la factura”.

Situación sequía

El último reporte del monitor de sequía en el país, elaborado por la Conagua, reveló que el número de municipios con sequía se incrementó en comparación con el reporte de la segunda quincena de febrero.

En general, hasta el 15 de marzo pasado había 1,241 municipios con problemas por sequía, de un total de 2,463, un alza de 3.4% en comparación con los 1,200 registrados para el 28 de febrero.

De acuerdo con la Conagua, a la primera quincena de marzo, 710 localidades presentaban condiciones de anormalmente seco (D0); 405 de sequía moderada (D1); 103 tenían sequía severa (D2); 21 sequía extrema (D3) y dos sequía excepcional (D4).

En total los 1,241 municipios con algún grado de sequía equivalen al 68.9% del territorio nacional, lo que significa un incremento con el 66.2% registrado al 28 de febrero.

El informe indicó que el occidente de México presentó sistemas de alta presión que promovieron cielos despejados y falta de precipitaciones.

Datos de la dependencia precisaron que del 1 de octubre de 2021 al 20 de marzo de 2022 ha llovido 20.3% menos que el promedio histórico de ese mismo lapso.

El área con sequía de moderada a excepcional (D1 a D4) fue de 30.4% a nivel nacional, 7.3 puntos mayor que lo registrado al 28 de febrero.

“Estas condiciones favorecieron el incremento de áreas con sequía de moderada a severa (D1 a D2) en el norte y occidente del territorio nacional, y el aumento de la sequía moderada a extrema (D1 a D3) en el noreste, donde también surgió una región con sequía excepcional (D4)”, se lee en el informe.

Fenómeno en aumento

Para la misma quincena de marzo, pero del 2014, el mismo reporte detalló que 19.3% del territorio nacional se encontraba sin afectaciones, un año más tarde, la cifra se ubicó en 14.4 por ciento.

En el 2016 el monitor detalló que hubo un aumento en el porcentaje del territorio nacional que tenía alguna afectación por sequía con 33.2%; para el 2017 el porcentaje con afectaciones fue de 36.8%, mientras que la situación se agudizó en 2018 y se reportó que 52.6% del territorio tenía afectaciones.

La tendencia siguió al alza para el 2019 pues se indicó que 54.5% se encontraba bajo esta condición. La situación mejoró para el 2020, ya que el porcentaje de afectación se ubicó en 29.8%. Para la primera quincena de marzo del 2021 la cifra fue alarmante con 83.3% del territorio con afectaciones.

fuente: El Economista

Artículo anteriorFábricas de Agua va por la reforestación de 105 mil árboles en presas de Sinaloa 
Artículo siguienteProductores se capacitan en aretado en Querétaro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.