Al paso del tiempo, es más difícil encontrar personas para trabajar en la agricultura, ya que prefieren incorporarse a las fábricas, lo cual ha puesto en aprietos a los productores, aseveró Alfredo Montiel Bretón, comisariado ejidal de San Luis Huamantla.

A propósito de esta situación,  con base en el reporte “Información Laboral” de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) correspondiente a marzo de 2022, las actividades agropecuarias en la entidad perdieron a 12 mil 621 personas ocupadas en el cuarto trimestre de 2021. Mientras tanto, se registró un crecimiento en las ramas de la construcción y el comercio.

 “Ya  no hay gente para trabajar, ya sufrimos para encontrarla, cuando se pide apoyo es difícil encontrar, ya nadie quiere venir al campo, porque no es rentable y además exige dedicar mucho tiempo desde temprana hora”, indicó Montiel Bretón.

Generalmente, las personas que abren la posibilidad de incorporarse a esta labor piden un pago de 300 pesos por día “pero solamente ir por un ratito”, lo cual para el productor “ya no es costeable, por eso hemos insistido en que es urgente reactivar” al sector, “porque ya se está perdiendo mucho en todos los sentidos”.

El problema es que a la mayoría de agricultores se le dificulta cubrir una cuota de más de 200 pesos, pero –añadió- los jornaleros ya no aceptan cantidades menores, en cierta forma tienen razón porque los precios han incrementado excesivamente.

De continuar esta tendencia, el comisariado reconoció que cada vez será menor el número de personas que se involucren en las actividades del campo local, pues hasta el momento nada más permanecen “las que realmente tienen amor a la tierra y la necesidad de producir alimentos” para venta y autoconsumo.

A esta situación se agrega que los hijos de campesinos tampoco desean trabajar en el sector primario, pues “muchos dicen, de ir a ganar solo 200 pesos, mejor me voy de obrero a la fábrica y bajo la sombrita, sin exponerme tanto al sol, al viento o a la lluvia y al esfuerzo; ya no se quieren empolvar. Estamos preocupados”, anotó.

Resaltó que las nuevas generaciones no se convencen de que esta actividad les redituará lo suficiente, ya que se han dado cuenta de que en ocasiones la inversión se pone en riesgo o no se recupera totalmente con la cosecha obtenida cada año.

Insistió en que ante este panorama también es importante innovar tecnologías para mejorar la producción, incluso, la sustitución de un cultivo por otro, con la finalidad “de hacer costeable nuevamente a la agricultura tlaxcalteca que ahora está decadente”.

fuente: La Jornada de Oriente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.