En el marco del Día Mundial del Suelo, que se conmemoró este 5 de Diciembre la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha destacado la amenaza que representa la salinización del suelo para la seguridad alimentaria mundial y advirtió que muchos países aún carecen de la capacidad adecuada para el análisis de suelos.

“El suelo es la base de la agricultura y los agricultores del mundo dependen del suelo para producir alrededor del 95% de los alimentos que comemos”, dijo el Director General de la FAO, QU Dongyu. “Sin embargo, nuestros suelos están en riesgo”, enfatizó en comentarios previos al evento del 5 de diciembre sobre el tema: “Detener la salinización del suelo, impulsar la productividad del suelo”.

Entre los problemas críticos se encuentran:

  • Las prácticas agrícolas insostenibles y la sobreexplotación de los recursos naturales, así como una población en crecimiento, están ejerciendo una mayor presión sobre los suelos y provocando tasas alarmantes de degradación del suelo a nivel mundial.
  • Más de 833 millones de hectáreas de suelos en todo el mundo ya están afectadas por la sal, como se muestra en el Mapa mundial de suelos afectados por la sal lanzado por la FAO en octubre.
  • Las estimaciones indican que más del 10% de las tierras de cultivo están afectadas por la sal, lo que representa un riesgo importante para la seguridad alimentaria en todo el mundo.
     
  • Algunas de las regiones más afectadas se encuentran en Asia Central, Oriente Medio, América del Sur, África del Norte y el Pacífico.

La gestión de las zonas afectadas por la sal exige un enfoque integrado, que abarque la gestión sostenible del suelo, el riego y el drenaje, la selección de cultivos y plantas tolerantes a la sal, incluidas las halófitas, que pueden crecer bien en dichos entornos.

La recopilación de datos sobre el suelo y la creación de capacidad suficiente en los laboratorios de suelos de los países miembros de la FAO es fundamental para gestionar los recursos terrestres afectados por el suelo y sentar las bases para la agricultura digital en el futuro. 

El Director General subrayó la importancia de generar datos fiables sobre el suelo cuando anunció el lanzamiento oficial del Informe mundial de evaluación del laboratorio de suelos.  Un esfuerzo conjunto de 241 laboratorios en 142 países, está dirigido por la Asociación Mundial de Suelos  (GSP) de la FAO y su Red Mundial de Laboratorios de Suelos (GLOSOLAN) compuesta por más de 760 laboratorios en todo el mundo.

El Informe destaca los desafíos, ya que el 55 por ciento de los países encuestados carecen de la capacidad analítica adecuada, incluidos los recursos humanos, los procedimientos de armonización y el equipo. Muchos no pueden satisfacer la demanda nacional de análisis de suelos en África, Asia y Eurasia.

Qu hizo hincapié en la importancia de la inversión continua en los laboratorios de suelos para proporcionar datos fiables sobre los que se puedan tomar decisiones acertadas para garantizar un manejo sostenible del suelo y prevenir su degradación. Añadió que el costo de la inacción para mantener y restaurar la salud del suelo puede tener consecuencias dramáticas para la agenda de desarrollo sostenible de la ONU.

Las iniciativas dirigidas por la FAO incluyen un Sistema mundial de información del suelo (GloSIS)  y un Observatorio mundial de la biodiversidad del suelo recientemente lanzado, que contribuirá a la red mundial de monitoreo y la previsión de la salud del suelo.

La COP26 destacó el papel vital de los suelos saludables en la mitigación y adaptación al cambio climático y en la construcción de resiliencia. Y la FAO ha pedido a todos los países que mejoren urgentemente la información y las capacidades de sus suelos asumiendo compromisos más firmes con la gestión sostenible del suelo.

La reciente adopción por parte de la Unión Europea (UE) de una nueva Estrategia de suelos es un ejemplo positivo, que establece objetivos concretos y ambiciosos para mejorar la salud del suelo dentro y fuera de la Unión, dijo Qu.

Como parte de las celebraciones del Día Mundial del Suelo, se otorgan premios financiados por Rusia y Tailandia por contribuciones destacadas en este campo. El premio Glinka de Rusia fue otorgado a la científica del suelo Lydie-Stella Koutika de la República del Congo, con más de 40 años de experiencia en investigación sobre agroecosistemas. El premio Rey Bhumibol de Tailandia fue para el Instituto de Ciencias del Suelo de Nigeria (NISS) por crear conciencia sobre la importancia de los suelos saludables y los logros en este campo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.