Inicio Finanzas Revisan la ganadería mexicana por tratado con la Unión Europea

Revisan la ganadería mexicana por tratado con la Unión Europea

333
0
Compartir

El secretario de agricultura, ganadería, pesca y alimentación Sagarpa celebró una reunión de trabajo con productores ganaderos de los estados de Sonora y Tamaulipas, dos de las entidades que mayormente tienen exportaciones de ganado en pie al extranjero. Con quienes el tamaulipeco Baltazar Hinojosa Ochoa revisó las principales líneas de trabajo y de esa manera fortalecer las tareas de sanidad, trazabilidad e inocuidad alimentaria, ya que son rubros que los imponen los mercados asiáticos pero sobre todo europeos.

Si bien es un renglón que los productores ganaderos dan prioridad, ya que la sanidad, el origen y la inocuidad alimentaria son las nuevas exigencias de las nuevas sociedades de consumo, cuyos criterios privan en los estados de la Unión Europea lo mismo que en los países asiáticos.

Y es una de las disciplinas que los productores pecuarios han fortalecido, ya que la adopción de estas medidas sanitarias le permiten a los productores exportar su ganadería en pie hacia el mercado de Estados Unidos.

La buena fama y la calidad del ganado tamaulipeco resultado de la disciplina de los productores, es uno de los factores que han influido en los mercados internacionales para que los productos cárnicos, tengan una amplia aceptación en el mercado internacional.

Un tema adicional tiene de fondo las medidas adoptadas por la Sagarpa que encabeza Hinojosa Ochoa. Que bien se pueden entender como una respuesta a las quejas de los criadores franceses de carne bovina o de res, quien apenas ayer se quejaron en la prensa europea de una supuesta competencia desleal así como de supuestos riesgos para la seguridad sanitaria, que representa el acuerdo para renovar el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea, que apenas se anunció el sábado anterior.

Los criadores franceses argumentan, que no puede prevalecer la política comercial sobre otros factores como la salud de los consumidores ni el ramo de la carne bovina. Asimismo cuestionan que la carne mexicana no es equiparable a los criterios de producción de los ganaderos europeos.

Lo mismo cuestionan la falta de trazabilidad del ganado bovino en pie, que significa el origen de cada ejemplar que llega a los mercados internacionales, un rubro que desde el año 2000 es obligatorio en Europa.

Que ciertamente, también en una de las medidas de control adoptadas en la producción de ganado, en México y que a ello se debe que los productores y los gobiernos estatal y federal han puesto énfasis en la transparencia en el areteo de las nuevas crías.

Otra de las argucias de los ganaderos europeos es que en las engordas mexicanas se utilizan harinas de origen animal prohibidas en Europa desde el 2001, así como el uso de acelerantes para el crecimiento de los bovinos, que estarían prohibidos desde el 2006 en los países europeos.

Por lo mismo pugnan de que en el nuevo acuerdo comercial entre México y la Unión Europea, sea excluida la carne de bovina o de res como estaba establecido desde el año 2000. Según los criadores franceses a 18 años, la producción de carne de res en México continúa sin cambios en sus sistemas de producción.

Aunque lo cierto es que la cultura de tener ganado sano de parte de los mexicanos ha tenido cambios relevantes. Desde hace casi o más de dos década entre los productores de ganado bovino se han creado ordenamientos y prácticas que han llevado a los ganaderos a conservar la trazabilidad de su criadero.

Lo mismo que se han adoptado acciones para garantizar la sanidad animal, no solo a través de programas, sino que los productores entienden que de esa manera la carne que producen tiene amplia aceptación en mercados extranjeros.
Por lo mismo, se advierte que es más una argucia de los productores europeos para impedir el ingreso de carne de origen mexicana a sus mercados. Por ese motivo la Sagarpa revisa los procesos de producción de carne con dos de la entidades en condiciones de exportar carne de res.

fuente: El Mercurio

Tu opinion nos importa: