El gerente de Aguas Superficiales e Ingeniería de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Jesús Heriberto Montes Ortiz, aseguró que a pesar de que hay 64 presas por encima de su capacidad se encuentran bajo control, aunque hay posibles riesgos en caso de que se presente un huracán.

“Estamos muy pendientes de cada presa, porque el objetivo es prevenir que el agua llegue a la corona y cause un desastre entre la población, pero también depende mucho de las condiciones meteorológicas. En este momento no hay problema, pero todo puede cambiar si llega un huracán”, aseveró en entrevista con La Razón.

De acuerdoal Sistema Nacional de Información del Agua Monitoreo de las Principales Presas de México, 16 estados concentran las 64 presas con más 100 por ciento o más de su capacidad total: Aguascalientes (cinco), Chiapas (una), Colima (una), Durango (cinco), Estado de México (cinco), Guanajuato (una), Guerrero (cinco), Hidalgo (cuatro), Jalisco (12), Michoacán (siete), Oaxaca (dos), Querétaro (dos), San Luis Potosí (tres), Sinaloa (una), Veracruz (una) y Zacatecas (nueve).

De acuerdo a la Conagua los estados con precipitaciones torrenciales son Chiapas, Oaxaca y Veracruz; con lluvias fuertes Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán y San Luis Potosí. Otras entidades con lluvias son Colima, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro y Zacatecas.

Montes Ortiz detalló que 56 presas son las que están desfogando de manera controlada hasta el momento de su declaración, aunque el número puede cambiar después de unas horas, como lo constató este diario al sumar 64 en niveles de entre 100 y más, de acuerdo al desfogue.

Para ello avisan a los estados y Protección Civil para evitar alguna emergencia; sin embargo, aclaró que aunque hay presas con 80 por ciento de su capacidad, pueden ser de riesgo ya que pueden llenarse de un momento a otro.

“Las 210 presas que vigila la Conagua están vigiladas, y tenemos 56 en niveles superiores a 100 por ciento, pero esto no significa que pongan en riesgo a la población, sino que aunque estén en niveles máximos se están haciendo desfogues controlados”, destacó.

El funcionario explicó que de las 210 principales presas que vigila la Conagua, hay 40 por debajo de 40 por ciento: entre 50 y 75 por ciento hay 42; entre 75 y 100 por ciento hay 72 y arriba de 100 por ciento hay 56. “El 100 por ciento de llenado es un nivel ordinario, hay otro nivel de llenado máximo y hay uno más que es la corona, por ello si está al 100 por ciento de llenado no es porque se esté desbordando, por ello en las presas de vertedor libre se descarga continuamente los niveles y no se deja que lleguen a rebasar la corona”.

Las presas que hasta el momento son las que más capacidad de llenado tienen son Juan Sabines en Chiapas; La Calera en Guerrero y Tepustepec en Michoacán; ésta última ha registrado extracciones y ha generado afectaciones en zonas de cultivo en Maravatío.

A pesar de ello, expertos ven riesgos ante el aumento del llenado en las presas. Fabiola Sosa Rodríguez, investigadora de la UAM Azcapotzalco aseguró que la población no puede estar cercana a las presas de manera irregular ya que corre un riesgo en temporada de lluvias cuando se llenan y desfogan, como en el caso de Tula que generó graves inundaciones.

“Las autoridades deben trasladar a todas esas poblaciones que están cercanas a las presas a otros lugares para evitar riesgos, no se debe permitir la instalación de viviendas o industrias cerca de presas, ya que corren un gran riesgo por los constantes desfogues que se hacen“, estimó.

La experta detalló que para evitar algún incidente debe haber una coordinación entre Protección Civil, autoridades locales y Federación para dar avisos previos y evitar desgracias, sin embargo aclaró que también se deben realizar desfogues previos y no hasta que ya están al tope de su capacidad.

Por separado, José Luis Luege Tamargo, exdirector del Sistema de Aguas de la Ciudad de México y consultor en temas hídricos aseguró que por años la corrupción y negligencia de las autoridades fue de permitir asentamientos en zonas de riesgo, y ante los fuertes efectos del cambio climático, el llenado de presas son un factor de peligro para su integridad.

fuente: La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.