Inicio Uncategorized Proyecto Agua en Coahuila

Proyecto Agua en Coahuila

Coahuila está integrado por regiones desérticas y semidesérticas, 151 mil 571 kilómetros cuadrados de extensión que representan 7.74 por ciento del total de la superficie del país, donde el agua es un elemento tan escaso como fundamental.

En el marco del Día Mundial del Agua, la Agencia Informativa Conacyt presenta proyectos desarrollados en este estado de la República Mexicana, que tienen como objetivo lograr una mayor sustentabilidad del agua y fomentar la cultura de su cuidado en la población.

Investigadores del Departamento de Biotecnología en la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la Universidad Autónoma de Coahuila (Uadec) desarrollan un sistema fotobioelectroquímico para el tratamiento de aguas residuales y generación de energía eléctrica, mediante el uso de microorganismos.

Este proyecto busca un beneficio dual. Por un lado, solucionar la problemática de biorremediación de efluentes contaminados y, por otro lado, la generación de electricidad y recuperación de biomasa microalgal como materia prima potencial para la producción de biocombustibles.

“Los sistemas bioelectroquímicos son sistemas relativamente nuevos en el tratamiento de aguas residuales y el empleo de microorganismos que no únicamente tratan el agua sino que, además, generan energía eléctrica de forma directa a través del metabolismo microbiano con las reacciones de óxido reducción”, explicó el doctor José Antonio Rodríguez de la Garza, profesor investigador del Departamento de Biotecnología en la Facultad de Ciencias Químicas de la Uadec.

Uno de los enfoques más prometedores de este tipo de sistemas es utilizar microorganismos para convertir la biomasa en energía valiosa. Los sistemas bioelectroquímicos ofrecen diferentes funciones pero casi todos comparten el mismo principio en el ánodo, en el que los sustratos biodegradables son oxidados por las bacterias y generan corriente eléctrica. Esta corriente puede ser capturada directamente para la producción de electricidad, producir hidrógeno o la obtención de productos químicos de valor agregado.

Respecto al tratamiento de aguas, hasta el momento se ha trabajado en la biodegradación de compuestos xenobióticos como pesticidas y bifenilos policlorados, que son residuales confinados y actualmente prohibidos, pero que no recibieron tratamiento.

Los resultados de la investigación indican que el empleo de microalgas en sistemas bioelectroquímicos en el proceso de tratamiento de agua residual mostró un gran potencial. Las microalgas fueron especialmente eficientes en la eliminación de nitrógeno y fósforo. En el proyecto se obtuvo una remoción de nitrógeno hasta de 98.41 por ciento y de 92.25 por ciento en remoción de fósforo, a una exposición de luz de 14 horas en ambos casos utilizando distintos tipos de celda.

1 water2103Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).“El potencial de este tipo de sistemas es muy grande, tienen una gran aplicación en un futuro no muy lejano. Lo que sigue con nosotros es tratar de llevar el sistema a una escala mayor a nivel piloto”, indicó el investigador Rodríguez de la Garza.

Materiales para absorber arsénico del agua

Las zonas áridas y semiáridas de México enfrentan un reto importante para garantizar el suministro de agua para la población y la industria. En México, 13 de los estados en la zona centro y norte del país presentan contaminación de algunos de sus mantos acuíferos por arsénico. En zonas como la Comarca Lagunera —que abarca los estados de Coahuila y Durango— y en Zimapán, Hidalgo, la concentración de este elemento ha alcanzado valores de 865 µg/l (microgramos por litro) y mil 350 µg/l, respectivamente, muy superiores a la Norma Oficial Mexicana (NOM) de 25 µg/l y la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 10 µg/l.

Con el objetivo de mejorar la calidad de agua potable, Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), unidad Saltillo, desarrollan prototipos de materiales absorbentes para remover arsénico de forma selectiva en el agua de zonas desérticas y semidesérticas de México.

Este proyecto es realizado por el doctor Eddie López Honorato, profesor investigador del grupo de Ingeniería Cerámica del Cinvestav, con la participación de los estudiantes de posgrado Ana Gabriela Navarro Tovar y Hugo Rodríguez Meléndez.

A pesar de que actualmente existen métodos y materiales para eliminar el arsénico del agua, resultan costosos y poco eficientes, especialmente si en el agua a tratar existe presencia de sulfatos o fosfatos.

Para desarrollar materiales capaces de absorber eficientemente el arsénico presente en el agua, el doctor López Honorato, en colaboración con el doctor Joaquín Barroso Flores, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), experimenta con calixarenos, un tipo de moléculas que «atrapan» las formas solubles del arsénico.

«La molécula de calixareno puede ajustarse exactamente a la molécula de arsénico, como si fuera una mano, el calixareno es como si fuera la palma de mi mano y los dedos son los grupos funcionales que ponemos en la parte superior de la molécula de calixareno. Es decir, que la molécula de arsénico va a caber exactamente en la mano y los dedos van a hacer que la sujete y que no se vuelva a escapar ese arsénico”, detalló el investigador.

El arsénico tiende a ser absorbido en lugares con actividad química muy específica, como ocurre en el cuerpo humano con las enzimas y proteínas. En la investigación se busca replicar esa actividad química a través de los grupos funcionales para que el arsénico se mantenga en las moléculas de calixareno.

El proyecto ha recibido financiamiento a través del programa de Atención a Problemas Nacionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“El objetivo ahora es desarrollar una planta tratadora de agua, al menos pequeña, en el Cinvestav Saltillo para probar nuestros materiales con agua real de una zona de Coahuila y de ahí, dependiendo de los resultados que tengamos, tratar de escalarla en una zona que necesite este tipo de tratamiento de agua”, puntualizó.

El doctor López Honorato está abierto a trabajar con gobiernos de Coahuila, de la Comarca Lagunera y organismos encargados del manejo del agua en la región para implementar la tecnología en la zona, así como estancias y tesis de investigación con estudiantes en el laboratorio.