Inicio Uncategorized Programa presidencial nace muerto, la irritación sigue viva y se requiere aumento...

Programa presidencial nace muerto, la irritación sigue viva y se requiere aumento salarial del 200%

Álvaro López Ríos, Secretario General de la UNTA, señaló que el Programa de Apoyo a la Economía Familiar que anunció el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, tiene poca credibilidad, “es un Pacto que nace muerto”, y solo va agregar más gasolina a la hoguera y a irritar a la población.

Al opinar sobre el anuncio presidencial sentenció el dirigente de UNTA, el Presidente Enrique Peña Nieto puede anunciar un Pacto diariamente con los espurios y los potentados pero esto no calmara los ánimos ni la movilización que ha generado la irritación del gasolinazo.

En entrevista anunció el movimiento campesino independiente va a seguir en las calles, en las carreteras, en las instalaciones del PEMEX y en las plazas públicas demandando que se dé marcha atrás al gasolinazo.

Con base a cifras de la UNAM, el dirigente de UNTA, hizo ver que por una jornada laboral de ocho horas se paga un salario mínimo, un trabajador tendría que laborar 23 horas con 53 minutos para adquirir la Canasta Alimentaria Recomendable, cuando en 1987 se requería de cuatro horas con 53 minutos.

Para adquirir estos productos alimentarios, recomendados por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, dijo Álvaro López Ríos, se necesitan tres salarios mínimos o un aumento del 200 por ciento, mientras que para alcanzar el poder adquisitivo de 1987 se requeriría que el salario mínimo fuera de cinco veces más alto, es decir, un aumento del 400 por ciento.

Precisó el dirigente campesino que de los 52 millones de personas que conforman el total de la Población Ocupada en México, al menos el 69.3 por ciento, es decir, 36 millones, tienen ingresos menores a lo que la Constitución señala que debería ser el salario mínimo: ingresos suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social, cultural, y para proveer la educación obligatoria de los hijos.

 

Álvaro López Ríos, hizo sus declaraciones mientras mantiene un plantón afuera de la Secretaría de Agricultura, en demanda de que cumpla el titular de la dependencia, José Calzada, el pago de recursos que se comprometió hacer desde diciembre pasado y hasta el momento ha sido omiso y no ha cumplido su palabra.

Desde su punto de vista el Programa que  no precisa directamente cuáles son los beneficios para la población de escasos recursos, es un pacto cupular del Presidente y sus corifeos que no tendrá ningún efecto positivo entre la población.

Dijo que seguramente esta intensión de paliar los efectos que ha producido la movilización, la irritación y el “encabronamiento” de la población es lo que ha orillado al Presidente Enrique Peña Nieto y a sus aliados privilegiados que se pretenda hoy formalizar y anunciar un pacto.

Pero que podemos esperar de un Presidente que ha perdido apoyo de su pueblo,  que podemos esperar de las cúpulas empresariales que no representan más que a los intereses de los potentados y que podemos esperar de organismos cascaron como la CNC y sus dirigentes, Manuel Cota, que hoy es una representación minoritaria del movimiento campesino.

Comentó finalmente, “el gobierno debió haber pensado en otras medidas y no en cargarle al puebla los costos de una crisis y de una insuficiencia en los ingresos de la Hacienda Pública por eso el Pacto que anuncien va a nacer muerto”.