Inicio Finanzas Porcicultores se preparan para eventuales cambios en el TLCAN

Porcicultores se preparan para eventuales cambios en el TLCAN

La Confederación de Porcicultores Mexicanos informó que en 2016 aumentó su producción 9 por ciento, es decir, se produjeron 100 mil toneladas más de carne que en 2015. Foto La Jornada

Los porcicultores preparan su ruta de protección ante la posible revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Entre las acciones están: integrarse a la cadena productiva para aumentar la oferta de productos a precios accesibles al consumidor, reducir el próximo año las importaciones en cinco por ciento, incorporar cuatro rastros más a los nueve ya certificados para aumentar las exportaciones a Japón y otros países como Tailandia y Vietnam, dijo Alejandro Ramírez, director de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM).

México está en la etapa de la certificación de la calidad de la carne, en la bioseguridad y en que se reconozca que el territorio está libre de enfermedades. Con Estados Unidos ya se cubrió la parte técnica, corresponde a ellos aceptar que la producción es de alta calidad sanitaria, incluso los productores estadunidenses ya han avalado que se le otorgue al país el certificado libre de fiebre porcina clásica, como ya lo hicieron Canadá y Japón, agregó en entrevista.

El sector porcícola cierra este año con un aumento en la producción de nueve por ciento en comparación a 2015, es decir, se produjeron 100 mil toneladas más de carne, por lo que el volumen alcanzado fue de un millón 384 mil toneladas y siguió con el reposicionamiento en el mercado interno, por lo que el consumo aumentó 400 gramos para llegar a 16.2 kilos per cápita.

Tras la influenza porcina, ocurrida en 2009, el incremento del consumo ha sido gradual, pues antes de la enfermedad era de 14.2 kilogramos. Para continuar con el aumento del consumo interno, pues hay mucho margen de acción si comparamos que en Estados Unidos y Canadá se consumen 27.2 y 23.4 kilogramos per cápita, se desarrollarán más variedades de productos empacados frescos, listos para consumirse.

Explicó que el mayor consumo de carne de cerdo sigue ubicándose en las carnicerías; la meta de los productores es que el consumidor lo encuentre en los anaqueles de los supermercados y dar la certeza a los mexicanos que los animales fueron alimentados con granos y que están libres de enfermedades. Hasta la fecha, 60 por ciento de la producción nacional está certificada, y se trabaja en la ampliación de los rastros tipo inspección federal (TIF).

También se busca que en las cartas de los restaurantes se ofrezca más carne de cerdo; por ello hay un acercamiento con los chefs, y con los productores emprenderá el desarrollo de productos madurados y dar mayor valor agregado a los cortes. Son diversas las tareas que se llevarán a cabo el próximo año, las cuales también incluyen la publicación de la norma de calidad de la carne de cerdo y de la verificación de la norma de la elaboración de los jamones (NOM158/2013).

la jornada