Inicio Uncategorized Persiste siembra de transgénicos, acusan.

Persiste siembra de transgénicos, acusan.

Pese a las prohibiciones del Gobierno mexicano, la siembra de soya transgénica en Campeche ocurrió también durante el ciclo 2017, denunció la organización ambientalista Greenpeace.

En noviembre pasado, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) revocó a la empresa Monsanto el permiso de liberar al ambiente soya genéticamente modificada en siete entidades del País.

Esto luego de que la autoridad constató que la semilla se sembró durante el ciclo otoño-invierno 2016, pese a que desde noviembre de 2015 la Suprema Corte suspendió ese cultivo.

Ahora, según nuevas actas de inspección de la Senasica, se sabe que al menos nueve agricultores de los municipios de Campeche y Hopelchén también sembraron soya transgénica durante 2017.

En todos los casos, la modificación genética correspondía a la que elabora Monsanto, identificada como MON-01032-6, aseguró en conferencia de prensa María Colín, campañista legal de Greenpeace México.

La ambientalista destacó que la Senasica nunca otorgó permiso para liberar esa soya en el municipio de Campeche, Campeche.

«Es como una doble violación, porque encima de que está suspendido por una sentencia de la Suprema Corte este permiso, se encuentra soya transgénica en un municipio no autorizado», agregó Colín.

Además, también hallaron un evento de siembra que no ha sido evaluado en cuestión de riesgo, ni autorizado por la Senasica, ni solicitado por Monsanto.

Se trata de la soya transgénica MON-89788-1, de la cual no hay registro que la empresa haya pedido permiso para su siembra piloto o experimental.

Por todo ello, Colín aseguró que las medidas de bioseguridad en México resultan ineficaces para salvaguardad la salud humana, el medio ambiente, la diversidad biológica y la sanidad animal.

El investigador José Antonio Serratos, especialista en bioseguridad, fue incluso más allá al acusar que en México el árbitro, es decir la Sagarpa, favorece a las empresas.

«La autoridad competente, Sagarpa, está sesgada hacia las empresas en las cuestiones de bioseguridad, y ya lo estamos viendo», lanzó.

Sobre la siembra de estos transgénicos, los agricultores han declarado que ellos desconocían que se trataba de semillas genéticamente modificadas, lo que los ambientalistas pusieron en tela de juicio, pero en todo caso demandaron que sean las autoridades que investiguen cómo es que se sembró esa soya en 2017, puse la empresa Monsanto también asegura que no la vendió.

Fuente: SICDE