Tarifas de electricidad y comestibles disparan el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en la primera quincena de noviembre a 7.05 por ciento, tasa anual no vista en al menos los últimos 20 años, de acuerdo con los datos publicados por el Inegi.

El recibo de energía eléctrica de los hogares registró un aumento de 24.16 por ciento; tomate verde, 42.06 por ciento; pollo, 2.76 por ciento; jitomate, 3.92 por ciento; chiles frescos, 19.77; loncherías, fondas, torterías y taquerías, 0.39, y carne de res 0.77 por ciento. Datos promedio por entidad federativa reflejan que las cifras más altas se reportaron en Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur.

También hubo incrementos en boletos de avión, de 7.08 por ciento, ante la reactivación de los viajes.

Con este resultado, la inflación se ubica tres puntos porcentuales por arriba del rango objetivo del Banco de México, de entre tres y cuatro por ciento; mismo que la Junta de Gobierno señaló se alcanzará en el segundo semestre de 2022.

Los productos que presentaron disminución en sus precios fueron gas doméstico LP (1.86 por ciento); gasolina de bajo octanaje (0.46); zapatos para hombre (2.28) y carne de cerdo (0.78 por ciento).

Julio Santaellapresidente del Inegi, preguntó en su cuenta de Twitter: “¿Cómo llegamos a una inflación de los precios al consumidor arriba de 7 por ciento? En el año, a la primera quincena de noviembre, las mercancías alimenticias aportaron 1.568 puntos, los energéticos 1.467, los agropecuarios 1.325, las mercancías no alimenticias 1.228 y otros servicios 0.930”.PUBLICIDAD

Y el subgobernador del Banco de México Jonathan Heath, comentó que la inflación subyacente (la que elimina los precios más volátiles) “subió a 5.53 por ciento en la primera quincena de noviembre, la más elevada desde la segunda quincena de abril de 2009 y mantiene una sólida trayectoria al alza. Preocupante”.

En su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador justificó que esto se debe a “un fenómeno mundial, hay una crisis, ahora sí que es postpandemia que se está manifestando en todos los países”.

Incluso, subrayó que ante esto se puede dar un aumento en el salario mínimo de los trabajadores.

LA COMPARACIÓN

“Tenemos una inflación igual a la de Estados Unidos, por lo general la inflación de México es superior a los Estados Unidos, en este caso es igual, ellos traen una inflación del seis por ciento, Brasil del 11 por ciento… Espero que esto se resuelva pronto y tiene que ver con el incremento de las materias primas, como el acero. Ha impactando mucho el incremento del transporte marítimo”, por lo cual, destacó que es necesaria su reforma eléctrica.

En Estados Unidos se reportó que los precios al consumo siguen al alza. En octubre fueron impulsados por la energía, y registraron un incremento en 12 meses de 5 por ciento, su mayor alza anual desde 1990, según datos divulgados ayer.

De acuerdo con el índice PCE del Departamento de Comercio, la inflación mensual marcó 0.6 por ciento entre septiembre y octubre. Además, los ingresos y los gastos de los hogares aumentaron mucho más de lo previsto en relación a septiembre, 0.5 y 1.3 por ciento, respectivamente.

El incremento anual en el índice PCE, que mide el aumento de precios en función del consumo personal estadounidense, es el mayor desde noviembre 1990 y se ubicó muy por encima del 4.4 por ciento de septiembre pasado.

Los datos en EU muestran que los precios de la energía subieron 30.2 por ciento desde octubre de 2020, en tanto los alimentos subieron 4.8 por ciento.

En México, en el estado de Querétaro, el aumento de precios se reporta en comestibles como aceite y pollo, informó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio QuerétaroFabián Camacho Arredondo, al señalar que al cierre del año se ha identificado un impacto inflacionario de entre cuatro y ocho por ciento.

Camacho Arredondo expuso que desde hace seis meses se ha identificado un incremento en precios insostenible.

En el Valle de Toluca, los precios de tortillahuevo, frijol, pollo, jitomate y cebolla son los que más han aumentado, en casi 44 por ciento, como consecuencia de una combinación de factores que incluye sequía, especulación, sobredemanda, baja producción e inflación.

El aguacate es una de las frutas que más incrementó su precio, pues la Profeco reporta un aumento de casi 17 pesos y actualmente se vende en 66.91 pesos el kilo; la manzana golden también aumentó su precio y de manera significativa pues a finales de julio se ofertaba en 44.81 pesos y en noviembre se vende hasta en 61 pesos.

La tortilla de maíz alcanzó su mayor precio y se elevó hasta 27 pesos el kilo, se reporta en el Estado de México.

En Irapuato, Guanajuato, en el Mercado Reforma, los precios de la verdura se han incrementado al grado que mucha gente ha dejado de comprar por kilos o sustituir los productos por algo que les alcance con el presupuesto familiar que destinan para las comidas.

Roberto Castañeda, comerciante de frutas y verduras en el Mercado Reforma, dijo que en los últimos dos meses las verduras que más consume la población han tenido un alza considerable.

En Torreón, Coahuila, comerciantes señalan que además de la inflación está el tema de la escasez de productos que suele presentarse en ciertas temporadas, sobre todo para los últimos meses del año.

“Hay cambios de cultivo, ahorita la región lagunera está por terminar sus cultivos. Aquí en la región se maneja mucho el tomate, chile, cebolla, es una región que produce bastante bien, pero ahorita ya acabó la cosecha y hay que traer esos productos de otros lugares como Sinaloa y eso cuesta más, lo que deriva en un mayor precio al consumidor”, explicó Ramón, propietario de una frutería en la Central de Abastos de Torreón.

En Jalisco, productos de la canasta básica como carne de res, jitomate, tomate verde y cítricos son los que muestran un mayor incremento en Jalisco. Algunos de estos productos alcanzaron hasta 6.8 por ciento más, en comparación con el mes anterior.

De acuerdo con el Departamento de Economía en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guadalajara, que ubica 121 productos dentro de la canasta básica, 107 de ellos subieron de precio entre octubre y noviembre.

Según la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño de San Luis Potosí, casi ninguno de los productos básicos como en el aceite, leche, carne, pan y azúcar, artículos de consumo frecuente, se vende en menos de 30 pesos.

El presidente del organismo, Armando Reyes Sías, informó que en las tiendas de abarrotes la carne de puerco rebasó los 90 pesos por kilo y la carne de res se vende por arriba de 190 pesos por kilo; el aceite pasó de 22 hasta 37 pesos por litro; el pan de caja también ya rebasa los 35 pesos; la leche oscila por arriba de 24 pesos por litro, y el azúcar entre 38 y 42 pesos.

En respuesta a una solicitud de El Sol de México, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes advirtió que cerrará 2021 e iniciará 2022 por encima del ocho por ciento dada su tendencia al alza, “con una realidad inflacionaria no vivida en la última década, fenómeno de alto riesgo para nuestra economía”.

La Coparmex nacional señaló que la inflación superó el pronóstico de especialistas que esperaban 6.8 por ciento en la primera quincena de noviembre, así como que lleva 17 quincenas consecutivas por encima del objetivo del Banxico de tres a cuatro por ciento, por lo que subrayó que el mandato de la Junta de Gobierno es mantener el poder adquisitivo de la moneda. Con información de Jacob Sánchez, El Sol de México; Laura Banda, Diario de Querétaro; Patricia Venegas, El Sol de Toluca

fuente: El Sol de México

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.