Inicio Internacional Larvas y algas mejoran dieta de gallinas ponedoras

Larvas y algas mejoran dieta de gallinas ponedoras

136
0
Compartir

“Aunque es difícil que una dieta alternativa compita con el suministro de concentrado, debido a su alto contenido nutricional, encontramos un alga muy común en la localidad –azolla anabaena-, capaz de fijar nitrógeno, junto con unas larvas que provienen de un coleóptero con altos contenidos de lípidos, grasas y proteínas”.

Así lo explica el estudiante Julián Botiva, de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), perteneciente al Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama) Sumapaz, quien señala que los costos por concepto de concentrado representan el 70 % de los gastos asociados con esta actividad

“Se trata de una dieta que hasta el momento ha funcionado muy bien en la medida en que las gallinas consumen las algas y las larvas en forma constante, y la producción de unas y otras se puede hacer de manera sencilla”, destaca.

No obstante la efectividad del alga como complemento nutricional, se debe tener en cuenta que suministrarla en cantidades superiores a un 30 % del total de la dieta ocasionaría una deficiencia de calcio en la gallina.

“El proceso fue mejorado gracias a la fertilización de los estanques, en los que se sembró el alga con roca fosfórica, proceso que resulta muy económico si se tiene en cuenta que esta planta suele encontrarse entre los 700 y 3.000 msnm”, destaca Karen Monroy, estudiante de Medicina Veterinaria y de Zootecnia.

Puesto que los rayos del sol terminan dándole a las algas una apariencia rojiza que podría alterar su sabor, el proyecto también contempló que uno de los estanques permaneciera recubierto con una polisombra para evitar que se presentara este daño.

Como se trata de gallinas de pastoreo es importante advertir que se debe tener un terreno en el que se puedan rotar, debido a que mantenerlas en el mismo lugar hará que consuman todo el pasto y se produzcan encharcamientos.

Cultivo de larvas

Al cabo de su periodo de crecimiento (tres semanas) las larvas presentan la primera muda de piel. Dos meses después se inducen en un proceso de estrés (se separan y se les disminuye la cantidad de alimento) para permitirles continuar con su metabolismo hasta la fase de pupa, evitando que se coman entre sí.

Transcurridas otras dos semanas surge un escarabajo adulto, cuyo caparazón se va endureciendo hasta adquirir un color negro. Con una temperatura adecuada de 23 oC y una cantidad indicada de alimento, dos semanas más tarde comenzarán a poner sus primeros huevos.

Con una dieta basada en maíz y arroz secos, las larvas suelen extraer el agua que necesitan de cáscaras de frutas como papaya y manzana, e incluso de papa. Es importante evitar que estos desechos se descompongan, porque podrían provocar un ataque de hongos.

MA