Inicio Internacional La OCDE y la FAO ven incertidumbres en el futuro del comercio...

La OCDE y la FAO ven incertidumbres en el futuro del comercio agrícola a medio plazo por la covid-19

La lucha contra la pandemia mundial de COVID-19 está causando ncertidumbres sin precedentes en las cadenas mundiales de suministro de alimentos, con posibles cuellos de botella en los mercados laborales, industrias de insumos, producción agrícola, procesamiento de alimentos, transporte y logística, así como cambios en la demanda de alimentos y servicios de alimentos.

A corto plazo, los impactos económicos y sociales de la pandemia interrumpen las perspectivas generalmente positivas a mediano plazo para la producción agrícola global y el consumo de alimentos. Los gobiernos enfrentan el desafío de crear políticas equilibradas que aborden las necesidades inmediatas, como la escasez de mano de obra y creen condiciones duraderas para que el sector agrícola ‘reconstruya mejor’, según un nuevo informe presentado por el secretario general de la OCDE, Angel Gurría y el director general de la FAO, QU Dongyu.

El informe conjunto OCDE-FAO de Perspectivas Agrícolas 2020-2029 revela que en los próximos diez años el crecimiento de la oferta superará el crecimiento de la demanda, lo que hará que los precios reales de la mayoría de los productos permanezcan al nivel o por debajo de sus niveles actuales.

Las fluctuaciones en los factores impulsores de la oferta y la demanda podrían conducir a fuertes variaciones de precios en esta ruta general. Al mismo tiempo, se espera que una disminución de los ingresos disponibles en los países y hogares de bajos ingresos causada por la covid-19 deprima la demanda en los primeros años de esta perspectiva y podría socavar aún más la seguridad alimentaria.

Una población mundial en expansión sigue siendo el principal impulsor del crecimiento de la demanda, aunque los patrones de consumo y las tendencias proyectadas varían según los países en función de su nivel de ingresos y desarrollo. Se prevé que la disponibilidad promedio de alimentos per cápita alcance aproximadamente 3.000 kcal y 85 g de proteína por día para 2029.

Debido a la transición en curso en las dietas globales hacia un mayor consumo de productos animales, grasas y otros alimentos, la proporción de alimentos básicos en los alimentos Se proyecta que la canasta disminuya para 2029 para todos los grupos de ingresos. En particular, se espera que los consumidores en países de ingresos medios usen sus ingresos adicionales para cambiar sus dietas de productos básicos a productos de mayor valor. Mientras tanto, se espera que las preocupaciones ambientales y de salud en los países de altos ingresos apoyen una transición de la proteína de origen animal hacia fuentes alternativas de proteína.

Los mercados internacionales abiertos y transparentes serán cada vez más importantes para la seguridad alimentaria, especialmente en países donde las importaciones representan una gran parte de su consumo total de calorías y proteínas. «Un sistema de comercio internacional predecible y que funcione bien puede ayudar a garantizar la seguridad alimentaria mundial y permitir que los productores de los países exportadores prosperen», dijo Gurría. «La experiencia ha demostrado que las restricciones comerciales no son una receta para la seguridad alimentaria».

El director general de la FAO Qu dijo: «Necesitamos mejores políticas, más innovación, mayores inversiones y una mayor inclusión para construir sectores agrícolas y alimentarios dinámicos, productivos y resistentes».

Específicamente en el caso de la producción de carne, se espera que la producción ganadera mundial se expanda en un 14%, más rápido que el aumento previsto en el número de animales. El uso de alimento se expandirá en línea con la producción de acuicultura y ganadería, ya que las mejoras en la eficiencia del alimento serán contrarrestadas por un aumento en la intensidad del alimento debido a la reducción de la agricultura de traspatio.

El informe subraya la necesidad continua de invertir en la construcción de sistemas alimentarios productivos, resilientes y sostenibles ante las incertidumbres. Más allá de la covid-19, los desafíos actuales incluyen la invasión de langostas en África oriental y Asia, la continua propagación de la peste porcina africana, los eventos climáticos extremos más frecuentes y las tensiones comerciales entre las principales potencias comerciales.

El sistema alimentario también deberá adaptarse a las dietas en evolución y las preferencias de los consumidores y aprovechar las innovaciones digitales en las cadenas de suministro agroalimentarias. La innovación seguirá siendo crítica para mejorar la resiliencia de los sistemas alimentarios frente a múltiples desafíos.