Las fibras de hierba podrían reemplazar al plástico como material 100% biodegradable y desechable para el envasado de alimentos para llevar. En esto se trabaja en el nuevo proyecto innovador SinProPack, en Dinamarca, que tiene como objetivo desarrollar una alternativa sostenible a los plásticos desechables que se utilizan actualmente para los envases.

El proyecto reúne a la industria, los consumidores y ciertas instituciones para desarrollar, demostrar, probar y evaluar envases a base de fibra para alimentos para llevar a través de pruebas de concepto, pruebas a escala piloto y escalado industrial.

“Los envases desechables hechos de hierba aportan muchos beneficios medioambientales. El envase será 100% biodegradable, por lo que si alguien deja caer accidentalmente su envase en la naturaleza, se descompondrá de forma natural”, dice Anne Christine Steenkjær Hastrup, directora del centro del Instituto Tecnológico Danés que está coordinando el proyecto.

Cada año, Dinamarca consume más de 10.000 toneladas de envases para comida y bebida para llevar. Reemplazar 10.000 toneladas de plástico desechable con una cantidad correspondiente de emvases de base biológica y biodegradables reducirá las emisiones de carbono de la producción de envases en aprox. 210.000 toneladas de CO2 al año.

El proyecto sentará las bases para un cambio de paradigma en las soluciones de envasado al presentar y demostrar las posibilidades de utilizar biomasa verde para envases de un solo uso para productos alimenticios, así como un modelo de negocio de bioeconomía sostenible para la tecnología.

La biomasa verde es un recurso de fácil acceso en Dinamarca, y la biorefinación verde para la producción de proteínas ya es de considerable interés debido a los altos rendimientos de biomasa probados, los efectos ambientales y el potencial de utilizar biomasa sin explotar de áreas bajas improductivas como los prados.

“Después de cosechar la hierba y extraer la proteína para la alimentación animal, podemos refinar y pulpar las fibras de la hierba para obtener celulosa, a partir de la cual podemos producir envases. De esta manera, podemos utilizar y aumentar el valor de una corriente secundaria de la producción de proteínas. Es una excelente manera de crear valor agregado para el biorrefinado, ya que no toda la fibra de pasto se puede usar necesariamente como alimento para el ganado “, dice el profesor asistente Morten Ambye-Jensen del Departamento de Ingeniería Química y Biológica de la Universidad de Aarhus.

Las fibras constituyen aprox. el 70 por ciento de la hierba se introduce en el biorrefinado una vez extraída la proteína.

En el proyecto SinProPack, los investigadores considerarán tanto la hierba como el trébol como fuentes de fibra, ya que el trébol será la biomasa principal para las futuras biorrefinerías verdes. Sin embargo, el proyecto también analizará más de cerca las posibilidades de utilizar biomasa recolectada del suelo de turba, que suele ser más fibrosa y contiene menos proteínas.

El proyecto implica probar y demostrar la tecnología en las instalaciones piloto y de demostración en la Universidad de Aarhus y el Instituto Tecnológico Danés, y la empresa LEAF Packaging, que ya produce y fabrica envases de fibra 100% biodegradable para la industria alimentaria, probará y demostrará la eficiencia de la fibra de hierba. , estabilidad y moldeabilidad a escala industrial.

eurocarne

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.