La guerra en Ucrania ha golpeado a los mercados energéticos del mundo. Ahora el planeta enfrenta una crisis más profunda: una escasez de alimentos.

Una porción crucial del trigo, el maíz y la cebada del mundo está atrapada en Rusia y Ucrania a causa de la guerra, mientras que una porción todavía mayor de los fertilizantes del mundo está atascada en Rusia y Bielorrusia. El resultado es que se están disparando los precios de los alimentos y los fertilizantes en el mundo. Desde que comenzó la invasión el mes pasado, los precios del trigo han aumentado en 21 por ciento, los de la cebada un 33 por ciento y los de algunos fertilizantes en 40 por ciento.

La turbulencia se está agravando debido a fuertes problemas que ya estaban aumentando los precios y reduciendo el suministro, entre ellos la pandemia, las restricciones al transporte, los altos costos de la energía y los recientes incendios, sequías e inundaciones.

Ahora, los economistas, las organizaciones de ayuda humanitaria y las autoridades gubernamentales están advirtiendo sobre las repercusiones: más hambre en el mundo.

El desastre que se avecina está exponiendo las consecuencias de una guerra de gran envergadura en la era moderna de la globalización. Los precios de los alimentos, los fertilizantes, el petróleo, el gas e incluso los metales como el aluminio, el níquel y el paladio están aumentando a toda prisa y los expertos prevén que la situación empeorará conforme los efectos caigan en cascada.

“El conflicto en Ucrania tan solo ha mezclado una catástrofe con otra”, opinó David M. Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, la agencia de la ONU que alimenta a 125 millones de personas al día. “No ha habido ningún precedente que siquiera se acerque a algo como esto desde la Segunda Guerra Mundial”.

Las tierras ucranianas están a punto de perderse temporadas cruciales de siembra y cosecha. Las plantas europeas de fertilizantes están reduciendo su producción de manera significativa a causa de los altos precios de la energía. Los agricultores desde Brasil hasta Texas están recortando gastos en fertilizantes y esto amenaza el volumen de las siguientes cosechas.

China, que enfrenta su peor cosecha de trigo en décadas después de una serie de fuertes inundaciones, está planeando comprar una fracción mucho mayor del suministro menguante del mundo. India, país que suele exportar pequeñas cantidades de trigo, ya ha visto cómo la demanda extranjera ha aumentado a más del triple en comparación con el año pasado.

En todo el mundo, el resultado se reflejará en costos más altos en el supermercado. En febrero, los precios de los comestibles ya habían subido un 8,6 por ciento en comparación con el año anterior, el mayor incremento en 40 años, según datos del gobierno. Los economistas esperan que la guerra infle aún más esos precios.

En cuanto a quienes viven al límite de la inseguridad alimentaria, el aumento más reciente de los precios podría orillar a muchos al borde del abismo. Después de haberse mantenido estable en gran medida durante cinco años, el hambre aumentó un 18 por ciento a lo largo de la pandemia: ahora entre 720 millones y 811 millones de personas la padecen. A principios de este mes, las Naciones Unidas declararon que tan solo en el mercado alimentario mundial el impacto de la guerra podría provocar que pasen hambre entre 7,6 millones y 13,1 millones de personas más.

Los costos del Programa Mundial de Alimentos ya han aumentado 71 millones de dólares al mes, suficiente para reducir las raciones diarias de 3,8 millones de personas. “Les quitaremos comida a los hambrientos para dársela a los famélicos”, comentó Beasley.

El aumento de los precios y el hambre también podrían aportarle una nueva dimensión a la visión que tiene el mundo de la guerra. ¿Podría alimentar más la furia en contra de Rusia y las exigencias de que alguien intervenga? ¿O la frustración se centraría en las sanciones de Occidente que están obstruyendo el paso de los alimentos y los fertilizantes?

Aunque casi todos los países enfrentarán precios más altos, algunos lugares podrían tener dificultades para encontrar suficientes alimentos en general.

Armenia, Mongolia, Kazajistán y Eritrea han importado casi todo su trigo de Rusia y Ucrania y deben encontrar nuevas fuentes. Sin embargo, están compitiendo con compradores de mucho mayor tamaño, como Turquía, Egipto, Bangladés e Irán, los cuales han obtenido más del 60 por ciento de su trigo de los dos países en guerra.

Y todos ellos pujarán por una oferta aún más reducido puesto que se espera que China, el mayor productor y consumidor de trigo del mundo, compre este año mucho más de lo habitual en los mercados mundiales. El 5 de marzo, China reveló que las graves inundaciones del año pasado habían retrasado la siembra de un tercio de la cosecha de trigo del país, y ahora la próxima cosecha parece poco prometedora.

“La situación de las plántulas de este año puede decirse que es la peor de la historia”, dijo el ministro de Agricultura de China, Tang Renjian.

Desde hace tiempo, el aumento de los precios de los alimentos ha sido un catalizador de revueltas sociales y políticas en países pobres árabes y africanos, y muchos de ellos subsidian alimentos básicos como el pan para evitar ese tipo de problemas. No obstante, según algunos economistas, sus economías y presupuestos —de por sí restringidos a causa de la pandemia y los altos costos de la energía— ahora corren el riesgo de sucumbir ante el costo de la comida.

Túnez batallaba para pagar algunas importaciones de alimentos antes de la guerra y ahora intenta evitar un colapso económico. La inflación ya ha desatado protestas en Marruecos y está contribuyendo al descontento y las represiones violentas en Sudán.

“Mucha gente cree que esto solo implica que sus rosquillas serán más caras. Y por supuesto que es verdad, pero no se trata de eso”, opinó Ben Isaacson, quien ha trabajado durante mucho tiempo como analista del sector agrícola en Scotiabank. Desde la década de 1970, el norte de África y el Medio Oriente han enfrentado levantamientos recurrentes. “¿Qué provoca en realidad que la gente salga a las calles a protestar?”, cuestionó Isaacson. “Todo empieza con la escasez de alimentos y la inflación en los precios de los alimentos”.

Los países que padecen conflictos prolongados, entre ellos Yemen, Siria, Sudán del Sur y Etiopía, ya están enfrentando graves emergencias alimentarias que los expertos temen que podrían empeorar en poco tiempo.

En Afganistán, los trabajadores de organizaciones de ayuda advierten que la guerra en Ucrania ya ha exacerbado la crisis humanitaria y ha dificultado más la alimentación de unos 23 millones de afganos —más de la mitad de la población— que no tienen suficiente para comer.

Nooruddin Zaker Ahmadi, director de Bashir Navid Complex, una empresa de importaciones afgana, dijo que los precios estaban subiendo de forma generalizada. Este mes tardó cinco días en Rusia para encontrar aceite de cocina. Compró cartones de 15 litros por 30 dólares cada uno y los venderá en el mercado afgano por 35 dólares. Antes de la guerra, los vendía a 23 dólares.

“Estados Unidos cree que solo ha sancionado a Rusia y a sus bancos”, dijo. “Pero Estados Unidos ha sancionado a todo el mundo”.

En el mercado mundial de alimentos, hay pocos países con los que sea peor estar en conflicto que Rusia y Ucrania. Durante los últimos cinco años, en conjunto han representado casi el 30 por ciento de las exportaciones de trigo en el mundo; el 17 por ciento del maíz; el 32 por ciento de la cebada, una fuente crucial del pienso para los animales; y el 75 por ciento del aceite de semilla de girasol, un aceite de cocina muy utilizado en algunas partes del mundo.

En su mayor parte, Rusia no ha podido exportar alimentos debido a las sanciones que en esencia la han desconectado del mundo en términos financieros. Mientras tanto, Ucrania ha quedado desconectada físicamente. Rusia ha bloqueado el mar Negro para las exportaciones y Ucrania no tiene suficientes vagones de tren para transportar comida por tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.