Chihuahua, Chih.- El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) realizó una investigación en relación a los Avances y expectativas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el sector agropecuario.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abordan diversos desafíos que la humanidad tiene que enfrentar y resolver, los cuales van desde pobreza, hambre, salud, educación, género, agua, energía trabajo, infraestructura, desigualdad, sostenibilidad, clima, vida marina y terrestre, justicia, así como producción y consumo responsables. Para resolverlos, se requiere de la gestión eficiente de los recursos naturales compartidos, es decir, necesitamos valorar y evaluar la forma
en cómo producimos nuestros satisfactores, entre ellos, los alimentos.

El Análisis arroja que la Agenda 2030 tiene un periodo de 15 años para cumplir sus metas y compromisos, ya pasaron 5 años y los avances en la mayoría de los ODS han sido modestos, ello significa que para lo que falta por hacer, el tiempo será todo un desafío. Además, los Objetivos tienen una relación estrecha entre sí, por ello es complicado, aunque necesario, abordarlos de manera sectorial.

En consecuencia, la sostenibilidad se logrará con el cumplimiento de todos ellos, ya que el rezago de un Objetivo significa el rezago de todos. De los 17 ODS sólo uno aborda el tema de consumo, sin embargo, esta actividad es determinante en las formas de producir y comercializar. En las últimas décadas, el aumento de la población ha sido exponencial, y de manera automática genera una demanda creciente, ello le imprime una presión adicional a la disponibilidad de los recursos naturales, renovables y no renovables: agua, suelo, bosques, petróleo, minerales, entre otros. Por lo tanto, más allá del cumplimiento de los ODS, los países deben establecer y aplicar normas y reglas más estrictas para garantizar los medios de supervivencia de la humanidad y de las demás especies en la actualidad y en el futuro.

Por otro lado el CEDRSSA expone que se debe de notar, el diseño metodológico para el cumplimiento de los ODS se centra en el quehacer institucional de los organismos y dependencias gubernamentales. La problemática identificada y, por lo tanto, el planteamiento de los indicadores y metas de los objetivos, ya sean globales o nacionales, es sólo del conocimiento de los funcionarios y colaboradores y de algunas organizaciones no gubernamentales; sin embargo, la mayoría de las personas, no vinculadas al aparato de gobierno, desconoce de estos temas, y no esta involucrada de manera consciente en la solución de la problemática y el logro de los objetivos. Entonces, para alcanzar esas metas pactadas es necesario difundir y divulgar la información, para que la población en general reconozca que son ellos quienes están directamente afectados y también corresponsables de solventar y atender los retos del mundo en que vivimos.

Con relación a la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria y la nutrición, la FAO señala que existe un gran rezago en la mayor parte de las metas de los ODS relacionadas, incluso en algunos indicadores hay retroceso, como el aumento de la cantidad de personas subnutridas en el mundo, que la cifra es similar a 2010 y 2011.

Asimismo, los productores de alimentos de baja escala afrontan grandes retos como el acceso a insumos, financiamiento y asistencia técnica, por lo que sus ingresos se reducen constantemente en comparación con aquellos productores de gran escala.

En el caso de la actividad pesquera, se identifican grandes amenazas para los recursos marinos, ya que los mares y océanos sufren por la contaminación y los bancos de peces están sobreexplotados, ello ha provocado una sensible disminución de las poblaciones de peces marinos y esta en riesgo la sostenibilidad.

Específicamente, en el sector agropecuario, el incremento de la productividad y de las exportaciones para mejorar la balanza comercial, no son necesariamente los únicos y mejores indicadores del desarrollo del sector. Habría que evaluar y revisar nuestro sistema de producción alimentaria, y explorar el impulso de otros sistemas que fortalezcan la sostenibilidad en el presente y en el largo plazo.

Esto significa replantearse el papel de la agricultura familiar en donde sus miembros son mayoría, más del 80 por ciento de los productores; este tipo de agricultura instrumenta con regularidad prácticas agroecológicas, como el policultivo, que exige menos insumos para el control de plagas y enfermedades; también impulsa la producción y venta local, con lo que se reduce sustancialmente la huella ecológica y el desperdicio de alimentos.

Dicho documento tiene el propósito de exponer los avances en el cumplimiento de las metas pactadas en los ODS vinculadas con el sector agropecuario y pone de relieve algunas estrategias que el Poder Legislativo está impulsando para apoyar el logro de los Objetivos.

Introducción
1. Los ODS en el marco de la pandemia
2. Avances de los ODS en México
3. Estrategia Legislativa para la Agenda 2030: sector agropecuario
4. Comentarios finales
Bibliografía

Compartimos el Estudio del CEDRSSA para su análisis: Avances_ODS_SA.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.