La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lanzó hoy dos instrumentos prácticos diseñados para fomentar el mantenimiento y el secuestro de carbono orgánico del suelo, una herramienta clave para la acción climática.

El secuestro de carbono implica la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera en forma de carbono orgánico del suelo (COS), y la captura de CO2 en el suelo se considera una forma eficaz de reducir los gases de efecto invernadero. Debido a que el suelo rico en carbono también es más saludable y fértil, puede beneficiar a los agricultores al mismo tiempo que ayuda a cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los dos productos presentados hoy, parte de la iniciativa RECSOIL , son un mapa globalilustrando cuánto y dónde el CO2 puede ser secuestrado por los suelos – el GSOCseq, y un manual técnico de buenas prácticas para secuestrar y mantener las existencias de COS en los suelos.

“Debemos buscar formas innovadoras de transformar nuestros sistemas agroalimentarios en más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles. Los suelos saludables son fundamentales para lograrlo”, dijo el Director General de la FAO, QU Dongyu, en la sesión inaugural de la novena Alianza Mundial por el Suelo ( GSP) Asamblea Plenaria.  

Como órgano de toma de decisiones de Global Soil Partnership (GSP), la Asamblea Plenaria del GSP es donde se toman las decisiones estratégicas para impulsar la agenda global del suelo. La reunión virtual del 8 al 10 de septiembre tuvo lugar antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.COP26 en Glasgow a finales de este año. Otros oradores clave que asistieron a la reunión de forma remota debido a la pandemia Covid-19 fueron Víctor Manuel Villalobos Arámbula, Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México.

Herramientas prácticas para recarbonizar suelos globales

La degradación de un tercio de los suelos del mundo ya ha liberado hasta 78 gigatoneladas de carbono a la atmósfera, por lo que un mayor daño a las reservas de carbono del suelo a través de una mala gestión del suelo obstaculizaría los esfuerzos para contener un aumento de las temperaturas globales.

A medida que cambia el clima, es probable que se pierda más carbono en la atmósfera del que se captura en el suelo si continúan las prácticas agrícolas habituales, lo que da como resultado un ciclo de retroalimentación del clima y el carbono del suelo que podría acelerar aún más el cambio climático. Son especialmente preocupantes los puntos críticos como las turberas, los suelos negros, el permafrost y los pastizales, que contienen la mayor cantidad de carbono orgánico del suelo.

Por tanto, gestionar los suelos de forma sostenible y rehabilitar los suelos agrícolas y los pastizales degradados puede ayudar a mitigar los impactos de la crisis climática y mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición. Los suelos saludables han demostrado ser no solo más productivos, sino también más resistentes a los patrones climáticos cambiantes y los eventos extremos.

El GSOCseqlanzada hoy es la primera estimación global impulsada por un país del potencial de secuestro de COS en todo el mundo. El mapa resultante ofrece varias capas de información, lo que ayuda a los usuarios a visualizar datos cruciales como las existencias de COS iniciales y las existencias de COS pronosticadas en varios escenarios de gestión sostenible del suelo y de negocios como siempre, así como tasas de secuestro relativo para cada escenario.

Según este mapa, los suelos, si se gestionan de forma sostenible, pueden secuestrar hasta 0,56 petagramos de carbono, o 2,05 gigatoneladas de CO2 equivalente, por año, con el potencial de compensar anualmente hasta el 34 por ciento de las emisiones agrícolas globales de gases de efecto invernadero.

El segundo producto lanzado por la FAO es un compendio de buenas prácticas para los agricultores sobre cómo mantener las existencias de COS y cómo secuestrar CO2. Como resultado de tres años de esfuerzo colectivo de más de 400 especialistas de todo el mundo, el manual técnico de seis volúmenes es el primer intento de recopilar buenas prácticas de manejo del suelo respaldadas por datos científicos sólidos sobre los impactos de estas prácticas en el contenido de COS en un amplia gama de entornos y usos de la tierra.

Desde métodos de rotación de cultivos refinados durante miles de años hasta técnicas modernas de manejo de nutrientes, el manual técnico ofrece soluciones prácticas para todo tipo de terrenos y situaciones.

Si bien los suelos y la salud del suelo están bien arraigados en la agenda global, los impactos tangibles siguen siendo un desafío importante “para una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una mejor vida para todos, sin dejar a nadie atrás”, dijo Qu.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.