Inicio Internacional La dependencia de Reino Unido de las importaciones de carne de cerdo...

La dependencia de Reino Unido de las importaciones de carne de cerdo puede afectar a los precios tras el Brexit

El Reino Unido importó en 2019 el 60% de la carne de cerdo que se consumió en el país. Casi toda provenía de la Unión Europea. Al tiempo, Reino Unido exportó casi el 30% de la carne de cerdo que se produjo en Reino Unido.

Pero según AHDB, aunque el país no exportara nada, aún no sería autosuficiente en carne de cerdo ya que su producción solo alcanzaría al 58% de la demanda nacional. Este equilibrio tiene implicaciones tanto para la forma en que el mercado responde a los bloqueos nacionales relacionados con el coronavirus como para el final del período de transición del Brexit.

Un papel fundamental que desempeñan las importaciones es equilibrar la demanda de productos. Los consumidores del Reino Unido prefieren los cortes de la pierna y el lomo, y no hay suficientes cerdos en el Reino Unido para satisfacer esa demanda. Es esta necesidad de equilibrar la canal, además de fomentar la demanda en general, lo que motiva las campañas de marketing de AHDB como la carne de cerdo magra. 

La carne de cerdo importada tiende a ocupar un lugar más destacado en el sector de food service. Cualquier interrupción en ese mercado, como el estado de cierre nacional que cierra restaurantes, afecta las importaciones más que la demanda de carne de cerdo británica. Durante el primer bloqueo, los datos de Kantar indicaron un aumento en la demanda de carne de cerdo impulsada por el comercio minorista, por lo que el producto británico también habría tenido una gran demanda. También se espera que este sea el caso en el segundo bloqueo de este mes.

En cuanto al Brexit, el gobierno del Reino Unido ha publicado los aranceles externos que pretende aplicar a las importaciones fuera de los acuerdos de libre comercio. Estos se aplicarían al producto de la UE en caso de que no se pueda llegar a un acuerdo con la UE. Sin embargo, al salir de la unión aduanera, el Reino Unido podrá revisar estos aranceles externos si lo desea. No obstante, los aranceles establecidos actualmente son altos para los productos de carne de cerdo, en la región del 30-40%. Dado que el Reino Unido es un importador neto importante de carne de cerdo, esto aumentaría el valor de la carne de cerdo producida en el propio país.

El Reino Unido también exporta carne de cerdo a la UE, que también enfrentaría aranceles igualmente altos si no se llega a un acuerdo comercial. Sin embargo, una parte cada vez mayor de las exportaciones se dirige ahora a China en lugar de a la UE (45% en lo que va de año, incluidos los despojos). Si bien los aranceles adicionales sobre los envíos a la UE serían, por supuesto, perjudiciales, el impacto del aumento del costo de importar carne de cerdo probablemente dominaría en una situación sin acuerdo.

Un área donde las exportaciones del Reino Unido a la UE son particularmente importantes es el comercio de carne de cerda. Las canales de cerdas se exportan de forma abrumadora a la UE, y los aranceles adicionales que se enfrentan en una situación sin acuerdo tendrían algún impacto negativo en los retornos para los productores del Reino Unido.

En general, desde AHDB esperan que el impacto del no acuerdo por sí mismo favoreciera los precios del cerdo en el Reino Unido. Sin embargo, la cadena de suministro en su conjunto probablemente enfrentará desafíos importantes sin un suministro de carne de cerdo baja o libre de aranceles. En última instancia, el resultado podría ser un aumento de los precios al consumidor.

En cualquier caso, acuerdo o no acuerdo, la carga administrativa de importar o exportar a la UE como un tercer país se sumará al costo de hacer negocios. Incluso si se logra un acuerdo con la UE, el análisis sugiere que la dependencia de las importaciones significa que esto podría ofrecer cierto apoyo a los precios de la carne de cerdo en el Reino Unido. Los precios están actualmente en una tendencia a la baja, y en el clima actual, esto puede traducirse en una caída más lenta de lo que hubiera ocurrido de otra manera.

Eurocarne