El informe de Rabobank afirma que la crisis energética en China ya está afectando las cadenas de suministro de todo el mundo. Los sectores de la alimentación y la agroindustria también se ven afectados, especialmente la producción de fertilizantes y plaguicidas. Las exportaciones de algunos insumos fabricados por los chinos podrían restringirse y deberían aumentar los precios en el mercado mundial.

Rabobank informa que habrá impactos en las cadenas de alimentos básicos chinos, proteínas animales, granos, lácteos y alimentos procesados. Una de las alertas es para los sectores dependientes de los envases de papel y metal, cuya producción se vio seriamente afectada por la crisis energética.

“En algunas regiones, el almacenamiento refrigerado también ha sufrido cortes de energía, aumentando los costos de almacenamiento de productos refrigerados y congelados” dice Rabobank. El informe también dice que varias unidades de trituración de granos para la producción de aceite, como la soja, han detenido temporalmente sus operaciones.

“Los bajos volúmenes de importación proyectados, debido a los márgenes de molienda negativos de los meses anteriores, y las operaciones actualmente estancadas conducirán a una caída continua en las existencias de harina de soja, lo que ya ha provocado una reciente subida de precios”, describió.

Otro impacto de esta crisis podría ser el aumento del desempleo y la reducción de los ingresos chinos, cambiando la confianza del consumidor local y el comportamiento del gasto, lo que sirve de advertencia para quienes venden productos allí.

Observación OCLA: China representa uno de los principales destinos de las exportaciones lácteas argentinas (tercero en volumen y quinto en valor); enviándose fundamentalmente leche en polvo entera y suero.

Ocla.org.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.