Inicio Internacional La carne de cerdo gana espacio en la mesa de los brasileños

La carne de cerdo gana espacio en la mesa de los brasileños

Hace cinco años, el consumo de carne de cerdo per cápita en Brasil era de 14,47 kg por persona. Hoy, el consumo ha recorrido un largo camino y ha alcanzado la marca de los 16,86 kg, según datos del año pasado y publicados recientemente por el IBGE. Gran parte de este incremento se debe al espacio que ha ganado la proteína en el carro de la compra del supermercado durante el último semestre. Según una encuesta realizada por Horus, en julio del año pasado por cada 100 compras en el supermercado, una contenía carne de cerdo. En 2021 esta cifra se duplicó y el índice subió a dos compras de carne de cerdo cada 100, caracterizando un incremento del 80% en el período de seis meses.

Otro factor de impacto ha sido el escenario económico que abre espacio para que la carne de cerdo se presente a los consumidores como la opción económicamente más interesante para la carne roja. El incremento de la carne de vacuno se observa desde el año pasado y ha sido señalado por varios expertos, siendo el tema de ciertos medios de comunicación que pronosticaron que a medida que subiera el precio de la carne de vacuno, el consumo disminuiría significativamente, abriendo así una gran oportunidad para que la proteína porcina destacara en la mesa brasileña. Los datos de Horus muestran que la carne de cerdo ha ganado más espacio incluso en relación con otros alimentos, como las verduras.

Esta tendencia también se esperaba como resultado de la transferencia de efectivo realizada por la ayuda de emergencia, que aumentó considerablemente el poder adquisitivo de la población menos favorecida que, con más dinero en el bolsillo, comenzó a invertir más en alimentos. En 2020, debido al escenario pandémico, el volumen de artículos consumidos dentro de los hogares de todos los grupos de ingresos creció un 4% con relación a 2019. Entre las clases D y E, el aumento se duplicó, alcanzando el 8%, según una encuesta de consultoría Kantar. El jamón y los jamones curados comenzaron a ser consumidos por 8,5 millones de familias y otros 4,5 millones iban a comprar embutidos. En promedio, el gasto en alimentos básicos (como la carne) entre los beneficiarios de la ayuda creció un 16%.

Estos resultados son celebrados por la Asociación Brasileña de Criadores de Porcinos (ABCS), que ve los números como una buena noticia. Para Marcelo Lopes, presidente de la Asociación, las cifras reflejan el trabajo que realiza la entidad en promover el consumo de carne de cerdo y aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado: «Celebramos los resultados porque trabajamos todos los días para lograrlos. La carne de cerdo se muestra una vez más como la proteína animal de más rápido crecimiento en Brasil, y sabemos que todavía tiene mucho espacio para crecer». La directora de marketing y proyectos, Lívia Machado, agrega que “con un análisis realizado en un período total de pandemia, queda claro el comportamiento del consumidor en mantener e incrementar el consumo de proteínas, y que aún con el aumento de las mismas, sigue y seguirá comprando «.

Aprovechando el buen momento y esta nueva tendencia de consumo, ABCS viene trabajando en la creación de una campaña de promoción porcina que se llevará a cabo a nivel estatal en alianza con carniceros, buscando fortalecer aún más la competitividad en cuanto a precios y beneficios ofrecidos. y llegar a una nueva audiencia.

Eurocarne