Inflación en México inicia el 2024 acelerándose a 4.90%; hila 5 quincenas al alza

Inflación en México inicia el 2024 acelerándose a 4.90%; hila 5 quincenas al alza
enero 25, 2024 - by Nacional
Compartir en Redes Sociales

La inflación a los consumidores en México empezó el año acelerándose nuevamente, y reportando así cinco quincenas consecutivas al alza, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En la primera quincena de enero, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró un avance quincenal de 0.49%, mientras que en su comparación anual los precios aumentaron, en promedio, 4.90 por ciento.

El dato de la primera quincena del año resultó mucho mayor al que tenía el consenso del mercado, que esperaba una desaceleración a 4.78% en el periodo.

De esta manera, la inflación reportó su quinta quincena consecutiva acelerándose, y su nivel más alto desde la segunda mitad de junio del año pasado, cuando se ubicó en 4.93 por ciento.

La inflación continúa sin regresar al objetivo del Banco de México (Banxico) de 3 +/-1 punto porcentual. De acuerdo con las estimaciones del banco central, el nivel puntual de 3% se alcanzaría hasta el segundo trimestre del 2025.

“En su último anuncio de política monetaria, Banxico reiteró que se requiere mantener la tasa objetivo en su nivel actual por cierto tiempo. Por otro lado, aunque la cifra conocida hoy vino apenas arriba de lo previsto, se espera que la inflación continúe cediendo a inicios del 2024. Además, las condiciones financieras se han relajado recientemente. Sujeto a lo anterior, prevemos que Banxico recorte la tasa objetivo en marzo”, indicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

Se espera que a lo largo de este año, la inflación continúe desacelerándose, no obstante, incluso miembros de la Junta de Gobierno de Banxico han señalado que esta convergencia será más lenta de lo previsto, mientras que en las últimas minutas uno señaló que es probable que la inflación subyacente continúe con su tendencia alcista en la primera mitad de este año.

Riesgos

Si bien se espera que a lo largo de este año la inflación continúe desacelerándose, los analistas indicaron que aún se observan riesgos para los precios.

Uno de los principales es la renuencia del rubro de servicios a disminuir. Alejandro Saldaña destacó que este rubro tiene un traspaso más lento de los choques de oferta de los años previos y las presiones salariales.

Por otro lado, los analistas de Banorte también destacaron los retos que se vienen para el sector agropecuario, sobre todo ante el cambio climático, lo cual ha pegado principalmente en la parte de los cultivos.

“Además, las tensiones geopolíticas actuales y los eventos climáticos, como sequías, pueden presionar algo más los precios de energéticos y alimentos, dentro del índice no subyacente”, añadió Saldaña.

Respiro en subyacente

Si bien la inflación general se aceleró a inicio de año, la inflación subyacente, que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles, continuó desacelerándose, de acuerdo con los datos del Inegi.

La inflación subyacente, que es en la que se fija Banxico para su decisión de política monetaria, mostró una tasa de 4.78% anual en la primera mitad de enero, con lo que hiló 23 quincenas desacelerándose.

Dentro de este rubro, las mercancías nuevamente fueron la mayor presión, con un incremento de 4.45%, mientras que los servicios se encarecieron en 5.19 por ciento.

La disminución de la inflación subyacente, explicó Banorte, ha estado concentrada en el rubro de las mercancías, que registró su nivel más bajo desde mediados del 2020, mientras que los servicios han mostrado mayor persistencia al alza.

“Su comparación anual resultó de 5.2%, manteniéndose por arriba de 5% desde mediados del 2022. En este sentido, creemos que los riesgos prevalecen para este componente, derivados primordialmente de mayores presiones en costos, tanto del lado de los insumos –principalmente para los alimentos procesados, a pesar de energéticos más estables– como de los salarios, anticipando un mayor traspaso del ajuste al salario mínimo que en años previos”, añadieron.

En el caso de la inflación no subyacente, en la primera quincena de enero mostró una variación anual de 5.24%, acelerándose desde 4.49% que se reportó en la última quincena de diciembre del año pasado.

Al interior de la no subyacente, los productos agropecuarios mostraron una variación de 9.73%, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno aumentaron su precio en 1.41 por ciento.

Para este rubro, Banorte indicó que ve retos para los productos agropecuarios ante las condiciones climáticas, por lo que prevé que los precios de estos bienes continúen presionados en el corto plazo, con una variación anual de las frutas y verduras en 20.7 por ciento.

“El panorama para los energéticos es más favorable en el margen, con una buena acumulación de inventarios en Estados Unidos y Europa ayudando a hacer frente a algunas olas de frío, mientras que la expectativa de una desaceleración global también ha contribuido a mantener los precios relativamente contenidos a pesar de mayores tensiones geopolíticas”, agregaron.

fuente: El Economista

Share this post? Facebook Twitter Linkedin

Informativo Arriba El Campo

Add your Comment