El diputado Armando Contreras Castillo (Morena) informó que impulsa una iniciativa de reforma a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, a fin de proteger el maíz nativo mexicano de los cultivos transgénicos. 

En un comunicado, el diputado federal apuntó que su propuesta plantea adicionar un artículo 97 Bis a dicha legislación, para “que no se otorguen permisos a prácticas de liberación experimental, comercialización e importación y exportación del maíz y de su semilla, cuando ésta ha sido genéticamente modificada”.

“El objeto de la iniciativa es contribuir a la regulación de cultivos transgénicos, poniendo por delante la protección al medio ambiente y, sobre todo, la protección de nuestro maíz mexicano”, manifestó.

 Sostuvo que los mexicanos “somos el pueblo del maíz, puesto que la inmensa diversidad gastronómica y las tradiciones de nuestros pueblos son el reflejo más importante que confirman nuestra identidad”. 

Contreras Castillo mencionó que en México es posible cultivar este grano en cualquier estado de la República, debido a la generosidad de la planta al producirse en cualquier clima, además de la fertilidad de los campos mexicanos. 

Refirió que, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, de 2016 a 2019 la producción del grano se mantuvo por arriba de 27 millones de toneladas, con un pico en el 2016 cuando se contabilizaron 28.3 millones de toneladas.

 Por ello, agregó que “las 59 variedades criollas de maíz deberán salvaguardarse en nuestro país. Y no es para menos que el Plan Nacional de Desarrollo haga énfasis en este tema considerando la importancia biocultural y alimentaria que tiene el maíz cultivado en nuestra tierra”.

Explicó que, pese a su gran producción, el país ocupa el octavo lugar mundial, “y, lastimosamente, importa gran cantidad de maíz año con año, en especial el referido al maíz amarillo, pues en 2019 importó 14.1 millones de toneladas, y esto porque el país tiene gran déficit de cultivo de maíz amarillo: cultiva apenas una quinta parte de lo que consume”.

Respecto a la producción de maíz blanco, el diputado indicó que el país produce 90 por ciento del maíz que consume, “una cifra alentadora pero que, aun así, dadas las condiciones del país debería ser de 100 por ciento”.

“No podemos permitir que las empresas trasnacionales quieran cubrir el déficit de producción en perjuicio de nuestro maíz nacional, a través del maíz transgénico, como sucedió hace ya un par de décadas cuando fue introducido ilegalmente a nuestro país”, expuso. 

Mencionó que su presencia en territorio nacional representa un grave atentado contra la bioseguridad del país, ya que no se tiene bien identificado el herbicida utilizado y su contenido nutricional es notoriamente inferior al que se podría obtener del maíz mexicano tradicional. 

También refirió que “la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunciado al respecto y ha dado un gran acierto en pro de la soberanía alimentaria y la protección a nuestro maíz mexicano al prohibir la expedición de permisos para estos fines”.

La iniciativa que adiciona el artículo 97 Bis a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados se turnó a la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, para dictamen y a la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria para opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.