México redujo al menor monto en 13 años el gasto destinado a prevenir, disminuir y resarcir la degradación ambiental, mientras se ubica como el tercer país de América Latina con mayor proporción de muertes por Covid-19, atribuibles a la larga exposición a contaminación atmosférica generada por emisiones humanas.

El gasto destinado a protección ambiental, entre enero y mayo de 2021, es el menor desde 2009, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Los 4 mil 190.1 millones de pesos, que según la dependencia se usaron a dicho fin, reflejan una caída anual de 20.8 por ciento.

Esta marginación de la protección ambiental como parte del gasto público se da al tiempo de que México es el tercer país de América Latina, sólo detrás de Ecuador y Paraguay, en que una mayor proporción de muertes por Covid-19 son imputables a la exposición a largo plazo a la contaminación generada por las emisiones humanas.

Comparativos presentados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) muestran que la muerte hasta de 33 mil 128 personas, equivalente a 15 por ciento de la población que falleció en México por la pandemia de Covid-19, responde a la exposición continua a la contaminación atmosférica.

Hacienda muestra que los recursos destinados a esta función de protección ambiental, además de ser menores en un quinto respecto al año pasado, no han sido prioridad en la planeación económica de los últimos tres años. El presupuestado destinado a la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático y a la estrategia de transición para promover el uso de tecnologías y combustibles más limpios ha caído en conjunto 7.29 por ciento.

El Observatorio de Recuperación Global –un proyecto de la Universidad de Oxford que analiza el gasto en las 50 principales economías del mundo– muesta que, en promedio, 21.26 por ciento de los recursos en esas economías tiene como destino el gasto verde, aquel que busca mitigar los efectos del cambio climático. Sin embargo, en México, de 25 mil 270 millones de dólares que van a recuperación, cero por ciento implica beneficio ambiental.

En el documento La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe, publicado por la Cepal, se destaca que en América Latina las emisiones de gases de efecto invernadero repuntarían 5 por ciento en 2021, hecho simultáneo a que en las últimas tres décadas se ha registrado la pérdida de 150 millones de hectáreas de bosque natural , equivalentes a 7 por ciento de la extensión de este ecosistema en la región.

Agregó que el presupuesto para protección ambiental en América Latina y el Caribe cayó sin freno antes de la pandemia y se agravó con ésta. En general, los recursos destinados a ese rubro pasaron de, en promedio 0.4 por ciento del gasto de los gobiernos centrales, en años previos, a 0.2 por ciento en 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.