Un sector de la ganadería paraguaya ha retomado la histórica queja de que la industria absorbe la mayor parte del beneficio de los altos precios de la carne de exportación, estimando que los frigoríficos aumentaron en este primer trimestre del año sus márgenes de ganancia en 19 millones de dólares (17,73 millones de euros), sin reprecusiones entre quienes produjeron la materia prima, según recoge la web del portal paraguayo Última Hora.

De esta manera, el citado medio detalla que, entre enero y marzo, la carne paraguaya se vendió en el mercado internacional a un promedio de 4.920 euros por tonelada, con un aumento de 19,1% respecto a los 4.130 que se pagaban de media en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con los datos del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa).

Sin embargo, los precios que recibió la ganadería no crecieron en la misma medida, ya que, según los cálculos de la Asociación Paraguaya de Productores y Exportadores de Carne (Appec), la industria subió sus ganancias en casi 18 millones de euros, un montante que no se trasladó a la producción.

Preocupación en el sector
El portal añade que a esta situación se suma la inminente merma de la faena debido a que hay menos cantidad de bovinos. Se estima que habrá una disminución de 450.000 animales sacrificados este año, lo que implica menos ingresos no solo para los productores, sino también para el país. “La sequía explica una parte de estos números, pero en el fondo pasa que no hay ganado, porque no hay rentabilidad para el productor, que debió vender más ganado del que debería para poder sobrevivir”, alegó sobre una de las consecuencias de la reducción de precios para el sector primario.

Eurocarne

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.