Inicio Finanzas Ganaderos de Aguascalientes se arman para defenderse del abigeato

Ganaderos de Aguascalientes se arman para defenderse del abigeato

Pugnan ganaderos porque la seguridad incremente en las comunidades fulares para disminuir los casos de abigeato, apuntó el presidente de los productores de leche en Aguascalientes, Jaime González Ulloa; si bien dijo que se llegó ya a una ley para que tipificara como delito grave, el problema radica en que las corporaciones policiacas no han tenido acercamiento con los afectados para determinar la mejor solución, este problema, aunque consideró que lo mejor es el aretado para que se tenga el pleno control del manejo del hato, ya que de otra forma los elementos no podrán saber cuándo ha sido robado.

Precisó que el arete Siniga es un identificador en el ámbito nacional, que como la placa de un carro permite la localización en todo el país, por lo cual reiteró que es la única manera de que las corporaciones policiacas puedan saber a quién pertenece el ganado y de qué granja ha salido, de otra manera es imposible que puedan detener a quienes se dedican al saqueo de estos ejemplares. Las guías con las que se maneja el ganado las pueden emitir otras instituciones que pueden ser difíciles de identificar.

Reconoció que hay muchos productores que se han visto en la necesidad de armarse para evitar el robo de ganado, hay ranchos en donde su única opción es cargar con pistola por si llega un delincuente, al menos tirar al aire para disuadirlo, si es atacado están amparados por la ley para defenderse, aunque no es la mayoría, son principalmente dueños de ranchos de agostaderos que están en los cerros donde no cuentan con ningún tipo de vigilancia, a diferencia de un establo.

Dijo que han dialogado con las autoridades locales para implementar un aretado local en caso de determinarse qué es más viable, pero se deben poner cartas en el asunto para frenar este tipo de delincuencia que atenta contra los ganaderos, sin embargo, dijo que se no se ha puesto como ultimátum esta medida.

González Ulloa enfatizó que esta situación va de la mano con la proliferación de rastros clandestinos, ya que el ganado robado no se lleva a lugares de matanza regulados por la autoridad, a cielo abierto y sin el debido cuidado se destaca el ganado con lo cual se vuelve imposible rastrearlo; dijo que hay muchos rastros clandestinos sobre todo de ganado menor, como porcino, caprino y conejos que se destazan en los traspatios, principalmente en la zona de Calvillo y en los cerros; en lo que va del año se han detectado dos.

Recalcó que se tienen identificados a los ladrones, siempre son los mismos, pues están fuertemente coludidos con los policías, ya que los que son agarrados por los ganaderos afectado, se los presentan a la autoridad y salen al siguiente día, “no hay todavía una fuerza de ley que pueda meter a la cárcel a los rateros”.

fuente: La Jornada