Inicio Internacional Futuros de trigo en Estados Unidos caen a mínimo de dos meses;...

Futuros de trigo en Estados Unidos caen a mínimo de dos meses; soja y maíz bajan

CHICAGO- Los futuros de trigo de Chicago alcanzaron el martes un mínimo de dos meses, presionados por la mejora de las calificaciones de las cosechas de trigo de invierno en Estados Unidos, la fuerte competencia de las exportaciones y el aumento de las estimaciones de cosecha en Australia, dijeron los analistas.

* Los futuros de maíz y soja también se desplomaron, retrocediendo porque los comerciantes se centraban en los pronósticos de lluvias beneficiosas para los cultivos en las regiones agrícolas de Sudamérica.

* El trigo de la Bolsa de Comercio de Chicago bajó 7,75 centavos a 5,7725 dólares por bushel, después de caer a 5,74 dólares, un mínimo desde el 2 de octubre.

* El maíz para marzo bajó 5,25 centavos a 4,2075 dólares por bushel y la soja para enero cayó 6,5 centavos a 11,62 dólares por bushel.

* Los futuros de trigo retrocedieron ya que los comerciantes cuestionaron el interés en importar suministros de Estados Unidos.

* “La demanda por el trigo de Estados Unidos no es buena. De hecho, la semana pasada tuvimos un informe de ventas de exportación muy bueno (…) pero hasta que no se empiece a ver eso consistentemente, no sé si el mercado se va a emocionar demasiado”, dijo Joe Vaclavik, presidente de la empresa de corretaje Standard Grain.

* El maíz y la soja cayeron por ventas de fondos y la mejora del clima de los cultivos en Brasil y Argentina.

* “Brasil va a recibir algo de lluvia. No va a ser tanta como la que normalmente vería en esta época del año, pero tampoco va a ser una sequía total”, dijo Vaclavik.

* StoneX, un corredor comercial de granos, elevó su pronóstico de la cosecha de soja de Brasil para el 2020/21 a 133,9 millones de toneladas desde los 133,4 millones anteriores.

* Los fondos de productos básicos mantienen importantes posiciones largas netas en futuros de maíz y soja, lo que deja a ambos mercados propensos a corrientes vendedoras en la medida en que el año termina.

Reuters