Inicio Nacional “Fundamental” para la paz social, el programa de fertilizante, dice Castro Justo...

“Fundamental” para la paz social, el programa de fertilizante, dice Castro Justo ante diputados

70
0
Compartir

El programa del fertilizante químico, subsidiado desde hace 24 años en Guerrero, cuestionado por paternalista y por el daño que ocasiona al medio ambiente, ha sido “fundamental” para la paz social, señaló el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de Guerrero (Sagadegro), Juan José Castro Justo, durante su comparecencia en comisiones del Congreso local, para ampliar el tercer informe del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Este tema fue el más recurrente en la parte de preguntas y respuestas de la sesión que se desarrolló en la sala José Francisco Ruiz Massieu. Ahí, el funcionario declaró que son insuficientes las condiciones en el estado para la producción de maíz, donde el promedio de tenencia de la tierra es de dos hectáreas por productor, “básicamente para la producción familiar”.

Recordó que el programa de fertilizante sustituyó los apoyos para los productores de maíz, que retiró el gobierno federal.

El programa desde su implementación ha representado un jaloneo constante entre los gobiernos estatal y municipales con la federación, porque las reglas de operación de los programas no incluyen este concepto de gasto.

Sin embargo, señaló que “de no existir el fertilizante en Guerrero, yo no sé cuáles serían las condiciones de seguridad, de paz social. Yo creo que ha sido fundamental para, a pesar de todos los problemas que tenemos, garantizarles a las familias pobres, muy modestas, que tengan este insumo para su alimentación”.

Por lo anterior, consideró que el programa debe cuidarse, mantenerse y vigilarse, para que no se haga más uso de él. Durante estas décadas también se denunció permanentemente su uso electoral.

Castro Justo, también gestor del programa en sus inicios, declaró que éste debe mejorarse en transparencia y con fertilizantes más amigables para la tierra, o “causará daños irreversibles”.

No obstante, argumentó que no se ha logrado el cambio de fertilizantes, de químicos a orgánicos, por las resistencias de los productores, pues los orgánicos no tienen los resultados inmediatos de los químicos.

El diputado Héctor Ocampo Arcos, postulado por el PRI-PVEM, cuestionó al secretario sobre la fiabilidad del padrón de productores de maíz, que es más alto que el número de hectáreas de maíz señaladas por municipio.

Castro Justo precisó que los responsables de actualizar y depurar los padrones son los ayuntamientos. Reconoció que la demanda del fertilizante es muy alta, y se acompaña con “presión social para obtener los beneficios”.

También explicó que los padrones cambian constantemente, “a veces muere un productor y sus hijos o su esposa reclaman este derecho adquirido, aunque no siembren”.

Opinó que a los gobiernos no les queda más que seguir esforzándose, para que el padrón corresponda a la realidad.

Asimismo, explicó que en algunos casos el fertilizante distribuido es mayor que el número de hectáreas que se siembra en el municipio, porque los campesinos también demandan el insumo agrícola para otros productos, como plátano y café, según las necesidades de cada región, pero el programa se hizo para los pequeños productores de maíz.

Argumentó que “cuando falta maíz en una familia, casi falta todo. Muchos cuestionan el programa fertilizante, mucho paternalismo (dicen). La realidad es que las condiciones no nos dan, somos temporaleros, quien tiene riego (los menos) tiene donaciones de producir con más rentabilidad”.

Sobre los mecanismos de vigilancia de programa, indicó que hay comités integrados por los beneficiarios, que señalan cuando alguien que no es productor recibe el insumo agrícola.

En la exposición, el secretario informó que mediante el programa de Fertilizante y Transparencia Tecnológica, estado y municipios distribuyeron manera gratuita 203 mil 910 toneladas de fertilizante, para una superficie de 454 mil hectáreas, a 328 mil 613 productores.

Indicó que la inversión fue de mil 387.6 millones de pesos, y cerca de 20 por ciento al estado. La mayor parte es subsidiada por los 81 municipios.

Con este mismo propósito, indicó que Sagarpa invirtió 341.1 millones de pesos a través del Programa de Incentivos para la Producción de Maíz y frijol (Pimaf), para 227 mil 477 productores; y a través del Programa Fomento a la Agricultura en el Componente Proagro productivo, antecedente el Procampo, destinó 442 millones de pesos para 121 mil 966 productores, que asciende a 669 mil millones de pesos.

Debate

El diputado de Morena, Zeferino Gómez Valdovinos, cuestionó el pago del seguro catastrófico a productores de maíz, calabaza, jamaica, sorgo y plátano, afectados por huracán Max en septiembre del año pasado, lo que fue insuficiente para la emergencia que enfrentaron.

Los diputados de Morena, Ossiel Pacheco y Moises Reyes, cuestionaron los apoyos al coco, como sistema producto. El funcionario reconoció que las cocadas que se venden en Acapulco son preparadas en Manzanillo, Colima, con coco de Guerrero, y que el costo de la copra bajó por la entrada de grasas de otros países, y que se tienen que aplicar políticas para favorecer los productos de la región.

También de Morena, Aristóteles Tito Arroyo, pidió saber cuánto dinero de los 436 millones de pesos del Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA) se destina a la Montaña, además de cómo han impactado y los mecanismos de control de las Agencias de Desarrollo Social, con que operan el programa en las regiones.

El secretario indicó que sólo en la Montana se aplican 100 millones del PESA, y su evaluación es muy rigurosa, no sólo por Sagarpa, también de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, más conocida como FAO.
Destacó que el 80 por ciento de los proyectos de traspatio del PESA, dirigido a 46 mil 947 familias, son manejados por mujeres.

La diputada del PRD, Perla Edith Martínez Ríos, señaló los contrastes del campo de Guerrero con estados del bajío. Castro Justo aclaró que en aquellas entidades existe mejor infraestructura de riego.
Del tema, indicó que en Guerrero 12 por ciento de las tierras de uso agrícola cuentan con unidades riego, con grave deterioro. Aclaró que Conagua invierte determinada cantidad año en los distritos de riego, para construir unidades. Aunque hay proyectos estimados en 150 millones de pesos, “que no es mucho viendo el conjunto de la inversión, pero ante limitaciones financieras es algo que no se puede alcanzar muy rápido”. Añadió que tampoco hay una cultura de riego en la entidad.
Opinó que no hay crisis en Guerrero, pese a los problemas de rentabilidad, y que no hay posibilidades de que el campesino mejores significativamente sus ingresos para abatir la pobreza, pero “sí hay esfuerzos del gobierno y productores para aprovechar las nuevas tecnologías”.

Coincidió en que la inversión en el campo es fuerte, 5 mil 529.7 millones de pesos provenientes de los gobiernos federal, estatal y los municipios en 2018, y los impactos no se reflejan en los indicadores. Pero señaló que cuando se revisan los programas, se pueden identificar los impactos directamente en la población.

Destacó que en relación con 2017, se incrementó la producción agrícola en un 4.4 por ciento; el valor de la producción de los principales cultivos creció en un 3 por ciento; el inventario de bovinos aumentó en 7 por ciento; en ovinos 5.8 por ciento, y en aves para carne 32.7 por ciento.

Aseguró que Guerrero está entre los primeros lugares nacionales en la producción de coco, mango, jamaica, maguey mezcalero, mamey, limón y café; además de maíz, guayaba y plátano.

fuente: El Sur