Inicio Finanzas Falta valor agregado a agroexportaciones

Falta valor agregado a agroexportaciones

México ha mantenido liderazgo por sus agroexportaciones a Estados Unidos, sin embargo la mitad de las ventas a ese país son productos que se comercializan en fresco.

El principal producto agroalimentario de exportación es la cerveza, el cual tiene una cadena de valor agregado desde el inicio hasta el final de su transformación, pero contrasta con el tomate rojo o jitomate que ocupa el segundo lugar y no tiene valor agregado.

En su acumulado de enero a octubre, las exportaciones de cerveza fueron por 2 mil 262 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Mientras que las ventas de tomate rojo, durante el mismo periodo, fueron por mil 606 millones de dólares.

Estados Unidos es el principal socio comercial de México, ya que el 78 por ciento de las exportaciones agroalimentarias tienen como destino ese país. Sin embargo, alrededor del 50 por ciento de las importaciones estadounidenses que provienen de México son frutas y hortalizas.

Así que de los 8 mil 494 millones de dólares que Estados Unidos importó de vegetales frescos y congelados, tubérculos y raíces, a nivel mundial, de enero a octubre de 2016, fue México el principal destino del que se abasteció de este rubro al registrar 5 mil 344 millones de dólares, según datos del Departamento de comercio de Estados Unidos.

Un caso similar ocurre con las frutas y nueces, pues de los 12 mil 957 millones de dólares que el vecino país del norte importó, en dicho lapso, 4 mil 850 millones de dólares corresponden a México.

No obstante, en lo que refiere a los productos y preparaciones comestibles, los números se invierten, ya que de los 3 mil 888 millones de dólares que Estados Unidos importó del mundo, en los primeros 10 meses de 2016, de México sólo consiguió 347 millones de dólares.

El país estuvo muy lejos del primer abastecedor, es decir, Canadá, al cual se hicieron compras de mil 112 millones de dólares, durante el mismo periodo.

Por tratarse de productos perecederos, los alimentos tienen el inconveniente de descomponerse en tiempos cortos, por lo que, sino están transformados, los agricultores inmediatamente deben comercializarlos, lo cual reduce sus posibilidades de encontrar mejores mercados, dijo en entrevista Sergio Barrales, rector de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

“Ese es el problema, yo produzco cosas que se echan a perder y entonces me veo obligado a venderlo, pero si yo puedo transformarlo, ya tengo mayores posibilidades de moverme en el mercado”, afirmó.

Asimismo, Barrales destacó que abrirse camino para competir en un comercio internacional con productos transformados no es una tarea fácil porque es un mercado manejado por pocos.

fuente: Reforma