Inicio Finanzas Estima IMCO que mejor tecnología en maíz aumentaría 8% en el PIB...

Estima IMCO que mejor tecnología en maíz aumentaría 8% en el PIB agropecuario

Las compras de maíz, en lo que va del año se han incrementado 8.3%, es decir unas 12.03 millones de toneladas; comportamiento que se puede revertir si se utiliza una mejor tecnología en la mitad de la superficie cultivable y cuyo efecto es un aumento del PIB agropecuario de hasta 8% en maíz y 2% en cadenas consumidoras como la ganadería, dijo Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Entrevistado luego de la presentación del estudio “Con mejor maíz habrá mejor país”, explicó que el enfoque que se ha dado en México a la producción de maíz “no ha sido el correcto”, pues se ha dejado de lado el uso de biotecnología que puede implicar beneficios  para los pequeños productores, contribuyendo a elevar la productividad.

Destacó que actualmente, en México se producen 2.4 toneladas de maíz amarillo por hectárea y mientras que en Estados Unidos es de 8 toneladas, y si a ello se le suma que la más baja productividad se encuentra en los estados más pequeños y pobres, es indispensable diseñar una política diferenciada por municipio para determinar la necesidad de introducir maíz genéticamente modificado de acuerdo a las necesidades regionales.

En ese sentido, Molano detalló que como país estamos desaprovechando la biotecnología para producir maíz y cualquier otro cultivo. “En otros países, un alto porcentaje del área cultivable está habilitada para cultivos con biotecnología, mientras que en México esa proporción es solo del 0.9%. En Uruguay se usa biotecnología en 91% de su superficie cultivable, en Paraguay en 88%, en Argentina en 62%, en Brasil 58%, en Estados Unidos 47% y en Canadá 25 por ciento”.

Sin embargo, añadió, es contradictorio que México importe grano genéticamente modificado para consumo; pues es claro que el “maíz que importamos de Estados Unidos es genéticamente modificado y corresponde al 30% del consumo nacional”.

fuente: El Economista