En México hay inacción para establecer alternativas al uso de fertilizantes ante el contexto mundial que amenaza el abasto, por lo que los poderes Ejecutivo y Legislativo deben actuar de inmediato y en forma anticipada para evitar una crisis alimentaria en el país, manifestó el analista Marcel Morales Ibarra.

Después de más de dos décadas de uso ineficiente e indiscriminado de fertilizantes y en un contexto mundial de gravedad que amenaza el abasto alimentario del país en el futuro inmediato, el gobierno debe contar con una alternativa de producción agrícola, que se traduzca en una política pública que impulse el uso de biofertilizantes y otras prácticas para evitar o mitigar “el tan anunciado desplome de la producción de alimentos”, indicó.

México es uno de los pioneros en el mundo de la investigación y desarrollo en el tema de los biofertilizantes, pero no hay una política pública que impulse de manera contundente esta alternativa que hoy más que nunca requiere el país, agregó. Tan sólo de 2000 a 2018, el precio de los fertilizantes se multiplicó por cuatro; por ejemplo, el caso de la urea pasó de 2 mil pesos por tonelada a más de 8 mil, aseveró.

Por su parte, el líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, Álvaro López Ríos, advirtió que el conflicto bélico de Rusia contra Ucrania generará una “tormenta perfecta” en nuestro país, pues el alza de precios de fertilizantes, semilla, financiamiento y otros insumos podría limitar la producción del ciclo primavera-verano 2022 y generará el inicio de “una catástrofe agroalimentaria”.

Agregó que cifras del Servicio de Administración Tributaria, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, indican que de los 5.4 millones de toneladas de fertilizantes que se consumieron en México durante 2021, 62 por ciento se cubrió con importaciones, lo que indica el alto grado de dependencia del mercado exterior.

Precisó que Rusia fue el principal proveedor de las 3.4 millones de toneladas importadas durante 2021, con una participación de 27 por ciento (912 mil toneladas) y China abastece 20.4 por ciento de las compras nacionales de estos insumos, principalmente urea.

fuente: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.