Inicio Finanzas En Zacatecas, 8 cuencas de las 300 que abrieron para poder concesionarlas

En Zacatecas, 8 cuencas de las 300 que abrieron para poder concesionarlas

150
0
Compartir

El decreto fue firmado por Peña Nieto y publicado en el DOF el 6 de junio

10 millones 827 mil metros cúbicos de agua podrán ser extraídos y usados en fines como el doméstico, el público urbano, el agropecuario e industrial

Ha recibido fuerte crítica el hecho de que el Ejecutivo federal signara dicho documento durante las campañas electorales y el mundial de futbol

En Zacatecas, un total de 10 millones 827 mil metros cúbicos de agua quedaron fuera de la veda que desde hace años tenían y por la que no podía ser utilizado este vital líquido.

Tras el decreto firmado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto y su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 6 de junio, esta cantidad de agua podrá ser extraída y usada en fines como el doméstico, el público urbano, el agropecuario y el industrial.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), a través de J. Refugio Rodríguez, subdirector de administración del agua, informó que dentro de territorio zacatecano se levantó la veda únicamente en el Río Tlaltenango que forma parte de la cuenca hidrológica del mismo nombre.

Esta se encuentra en varios municipios del estado: Teúl de González Ortega, Benito Juárez, Atolinga, Tepechitlán, Tlaltenango, Momax y Santa María de la Paz.

Sin embargo, hay otras cuencas que forman parte de la del Río Tlaltenango y en las que también se establecen zonas de reserva de aguas nacionales superficiales para usos, exclusivamente, domésticos, público urbano y ambiental o conservación ecológica.

Se trata del Río San Pedro, Río Verde 1, Río Palomas, Río Tepetongo y Río Atengo, así como de las presas El Niágara, El Cuarenta y El Chique. Entre todas se están reservando los 10 millones 827 mil metros cúbicos de agua.

Aparte de estos casi 11 millones de metros cúbicos de agua que quedan fuera de la veda y pueden ser usados mediante concesiones, hay otros dos proyectos que en Zacatecas supondrán el uso de 100 millones de metros cúbicos de agua.

Uno es el de la Presa Milpillas, ya anunciada por Gobierno del Estado en sus primeras fases de conformación del proyecto y obtención de los recursos y que tiene ya los títulos de 47.3 millones de metros cúbicos de agua.

Un segundo proyecto, del que no se ha informado todavía por parte de las autoridades, motivó la solicitud por parte de la administración estatal de 52.7 millones de metros cúbicos de agua de la cuenca del Río San Juan que, al momento, están “en proceso de titulación e inscripción”.

Las cuencas en las que en Zacatecas se ha levantado la veda forman parte de 300 a nivel nacional que fueron incluidas en el decreto presidencial del 5 de junio. Representan el 40 por ciento de las cuencas del país, pero concentran más de la mitad de las aguas superficiales nacionales.

El hecho de que haya sido por medio de un decreto del Poder Ejecutivo federal, en medio de las campañas electorales y el mundial de futbol, temas que han acaparado la atención y el interés de los mexicanos, ha sido fuertemente criticado.

Además, se ha calificado esta determinación del presidente Peña Nieto como “privatización del agua”, ya que a partir de ahora la cantidad de vital líquido que dejó de estar protegida por la veda podrá ser concesionada y se ha señalado por organizaciones sociales defensoras del agua como un perjuicio para las comunidades.

Ante estos señalamientos, la Dirección local de Conagua en Zacatecas aseguró, a través de un comunicado, que este decreto no significa privatizar.

El director local, Héctor González Curiel, recordó que este decreto en el que se elimina la veda en 300 cuencas del país forma parte de un paquete de 10 decretos de reserva de agua que fueron publicados el pasado 6 de junio.

Estos documentos, agregó que “de ninguna manera otorgan beneficios para ningún particular, por el contrario, permitirán preservar el medio ambiente y garantizar el agua para el consumo humano de 18 millones de habitantes que aún no nacen, en una proyección a 50 años”.

fuente: La Jornada