Inicio Finanzas En Hidalgo, más de 68 mil menores trabajan

En Hidalgo, más de 68 mil menores trabajan

Hidalgo, Hgo. En Hidalgo, 68 mil menores se encuentran trabajando, indicó José Adán Ignacio Rubí Salazar, subsecretario de Previsión Social de la Secretaría del Trabajo federal, durante el Foro-Taller para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, mismo que presidió la secretaria del Trabajo estatal, María de los Ángeles Eguiluz Tapia, condición que aleja a los infantes de sus estudios y que les impide romper el círculo de la pobreza, al estar menos preparados en la edad adulta e impedirles disfrutar de su infancia.

Rubí Salazar dijo que en México, al iniciar el actual gobierno federal, existían 3 millones 037 mil niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo, mientras en Hidalgo había 77 mil niños trabajando en el 2012, destacando que hubo un esfuerzo interesante por parte del estado lo que resultó que en el 2013 el trabajo infantil se redujera a 55 mil infantes laburando, pero para el 2015 se observó un repunte en la cifra de menores que trabajan, pues de la tendencia a la baja, el repunte llevó a 68 mil niñas, niños y adolescentes que trabajan.

En cuanto a la distribución del trabajo infantil, en Hidalgo es diferente a la del país, ya que los niños y adolescentes hidalguenses que trabajan, el 45 por ciento están ubicados en el sector de comercio y servicios, otro 45 por ciento en el sector primario, y sólo un 10 por ciento se hallan trabajando en actividades de transformación.

El funcionario federal explicó que el trabajo infantil trae consecuencias graves, puesto que se afectan los derechos de niños, niñas y adolescentes, pues se afecta su derecho a la salud, ya que quienes se involucran a temprana edad están expuestos a accidente y enfermedades de trabajo, que les pueden truncar su perspectiva de desarrollo personal y de vida.

También se afecta su derecho a la educación, pues de acuerdo a estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más temprano que tarde, los menores que se involucran en el trabajo terminan por separarse del sistema educativo.

El tercer derecho que se les afecta a los niños que trabajan es el derecho a la recreación, derecho que se ven en la necesidad de renunciar a él, con consecuencias emocionales, físicas.

Rubí Salazar señaló que los niños que se involucran en una actividad productiva, dejan la escuela, lo que los condena a que su nivel de conocimientos, habilidades y destrezas sean muy bajas, condenando también sus perspectivas de desarrollo personal, ya que serán muy limitadas sus posibilidades de acceder a empleos bien remunerados y a condiciones dignas de trabajo.

Esto repercute de manera inmediata en el desarrollo de las personas y de las familias, “no resulta raro que todos los estudios que la Unicef ha realizado en la materia, nos indiquen que no resulta extraño, que un niño que resulta involucrado en trabajo infantil, provenga de familias en donde el padre o la madre estuvieron involucrados en trabajo infantil”.

Estamos asistiendo y observando a la reproducción del círculo de la pobreza, y en términos nacionales esto también tiene su efecto negativo, pues la productividad y la competitividad del país debido a esta baja calificación de este núcleo de menores que serán adultos en su momento, hace que nuestros niveles de desarrollo se vean afectados severamente”.

Por su parte, la titular del Trabajo en Hidalgo, dijo que para el gobierno de Hidalgo es importante el cuidado especial de este valioso sector de la población.

Apuntó que mediante acciones concretas se busca desalentar y erradicar el trabajo infantil, porque las cifras sobre el tema muestran que se le debe poner especial atención, pues hay 68 mil 290 niños y adolescentes trabajando, de los cuales, el 97.9 por ciento lo hacen en ocupaciones no permitidas, y tan sólo el 2.1 por ciento lo hacen en ocupaciones sí permitidas.

Reconoció que se trata de un serio problema, pero apuntó que de acuerdo a la OIT, no todas las tareas asignadas a niños y adolescentes deben clasificarse como trabajo infantil, como su participación en trabajos en el hogar, granjas o negocios familiares que no atenten contra su salud o desarrollo, ni tampoco contra sus actividades de educación.

Eguiluz indicó que el trabajo infantil que habrán de combatir, será aquel que represente no sólo una intromisión en el pleno desarrollo físico, mental y emocional de los infantes hidalguenses, sino que incluso los prive de su potencial y seguridad así como del derecho humano de acceder a una educación de calidad que les permita superarse.

Destacó que de manera coordinada con la secretaría federal del Trabajo, trabajan arduamente para que las niñas, niños y adolescentes gocen de una vida digna, lejos de cualquier forma de trabajo infantil que contravenga las leyes nacionales e internacionales.