Inicio Finanzas Eliminar estímulos fiscales a la gasolina ribereña y el diésel marino, provocará...

Eliminar estímulos fiscales a la gasolina ribereña y el diésel marino, provocará un grave daño al sector pesquero y acuícola: CONCAMIN

La Cámara Nacional de la Industria Pesquera (CANINPESCA) advirtió que la decisión de la Secretaría de Hacienda de eliminar los estímulos fiscales a la gasolina ribereña y el diésel marino, provocará un grave daño al sector pesquero y acuícola considerado como estratégico en la seguridad alimentaria.

Aseguró que el daño será a las micro, pequeñas y medianas empresas que conforman a esta actividad esencial productiva, para los cuales el combustible representa hasta el 70% de los costos de operación de las embarcaciones y granjas acuícolas, unidades con las cuales se realiza la actividad.

La Cámara, integrante de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), manifestó su preocupación por que el Gobierno, a través de Hacienda, no está contemplando que en medio de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19, cualquier aumento de costos afecta seriamente a toda la cadena productiva a una industria que de por sí ya vivía una crisis.

Es poco acertado que se señale que el estímulo a los combustibles pesqueros es un costo para el Gobierno; cuando en realidad es un mecanismo fiscal para otorgar a los productores un precio competitivo de los energéticos, generando múltiples beneficios económicos y sociales en la actividad y en el propio sistema hacendario. Con la eliminación del estímulo el Gobierno estará cobrando el Impuesto Especial de Producción y Servicios al 100%, con ello la medida se vuelve en el fondo recaudatoria, sin tomar en cuenta la afectación a las familias que dependen de esta importante rama productiva

Por otra parte, el alto costo de los energéticos en México, pone en desventaja a nuestro sector frente a nuestros competidores internacionales. Los precios bajos en el mercado del crudo no han beneficiado a los productores mexicanos. Mientras que en México el precio promedio del diésel es de $18.73 pesos/litro, en Estados Unidos (uno de nuestros principales mercados) es de $5.96 pesos/litro y en Ecuador (con quien estamos a punto de firmar un tratado comercial) a $6.07 pesos/litro.

Los estímulos a los combustibles sí benefician directamente a los pescadores y acuacultores. Un precio competitivo del combustible, asegura que operen las embarcaciones y granjas acuícolas generando empleo permanente para los 300 mil pescadores y acuacultores y detonando más de 2 millones de empleos indirectos.

Aunque el BIENPESCA ha sido por años un apoyo complementario, los $7,200 pesos al año, no cubren las necesidades más elementales de un pescador o acuacultor, como alimentación, salud, educación y bienestar durante el resto del año. A este apoyo deben ser sumados programas y estímulos que den soluciones integrales y permanentes.

El combustible es el principal insumo para la actividad pesquera y acuícola y que al ser prácticamente incosteable su adquisición, el sector se verá obligado a parar sus actividades, con repercusiones serias en pérdidas de empleo, suministro de alimentos, derrama económica en los 263 municipios costeros, pagos de impuestos y derechos, pero sobre todo; tendrá un impacto en la paz social de comunidades donde la pesca y la acuacultura son la única opción viable, digna, productiva y legal de sustento para las familias.

Exhortamos a que el gobierno de México genere las condiciones necesarias para reactivar al sector pesquero y acuícola y reducir las asimetrías frente a nuestros competidores comerciales. Solicitamos tener acceso a un precio competitivo del Diésel Marino y la Gasolina Ribereña para impulsar nuestra actividad y seguir cumpliendo con la encomienda de llevar alimentos saludables al alcance de todos los mexicanos, generar empleos y bienestar social.