El senador estadounidense Jon Tester presentó el jueves una legislación para detener la importación de carne de vacuno brasileña a Estados Unidos y pidió a los expertos que revisen “la seguridad del producto” después de que los medios informaran que Brasil retrasó la notificación de dos casos de enfermedad de “vacas locas”.

El proyecto de ley de Tester, un demócrata de Montana, sigue la presión política de los productores de ganado de EE. UU. que han estado pidiendo que se detengan las importaciones de carne fresca brasileña debido a preguntas sobre qué procesos usa Brasil para detectar enfermedades animales y otras posibles amenazas alimentarias para los consumidores.

Brasil, el mayor exportador de carne de vacuno del mundo, suspendió las exportaciones de carne de vacuno a China, su principal cliente, después de que el país sudamericano confirmara a principios de septiembre dos casos de enfermedad de las vacas locas “atípica”, o encefalopatía espongiforme bovina (EEB), en dos plantas cárnicas nacionales separadas. 

Pero los casos se detectaron originalmente en junio, mucho antes de que se informaran a los socios comerciales y a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), según una carta enviada el 12 de noviembre por la Asociación Nacional de Ganaderos de Carne al Departamento de Agricultura de EE. UU.

El USDA, que regula las importaciones de carne vacuna en Estados Unidos, no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios el jueves.

Estados Unidos importó 62,3 millones de dólares en carne de vacuno y productos de carne de Brasil en los primeros nueve meses de este año, un aumento del 36% con respecto al mismo período del año anterior, según datos comerciales de la Oficina del Censo de EE. UU. En volumen total, Brasil fue el segundo mayor proveedor estadounidense de importaciones de carne vacuna y productos de carne vacuna durante ese período, detrás de México.

La presión política sobre el USDA ha aumentado en los últimos días, luego de que se reportaran dos casos de un trastorno neurodegenerativo en pacientes en el estado de Río de Janeiro a principios de este mes.

Funcionarios del Ministerio de Agricultura de Brasil dijeron que los casos no estaban relacionados con el consumo de carne de vacuno, reprimiendo los temores de una posible encefalopatía espongiforme bovina que cause enfermedades en los seres humanos.

Fuente: Eurocarne

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.