Inicio Internacional El rebrote del coronavirus en Europa provoca alerta en la exportación de...

El rebrote del coronavirus en Europa provoca alerta en la exportación de carne vacuna de la Argentina

El rebrote del coronavirus en Europa provoca alerta en la exportación de carne vacuna de la Argentina

Según un informe privado se registra una caída de precios en los principales cortes que exporta la Argentina al mercado europeo. ¿Qué puede pasar en el corto y mediano plazo?Compartir

Europa enfrenta un segundo brote de coronavirus más virulento que el registrado en la pasada primavera. Los gobiernos en los países del viejo continente están adoptando drásticas medidas para restringir los traslados de la población, y también disponen el cierre de fronteras, incluso entre municipios cercanos. Esto pone en alerta a la exportación local, e incluso a los productores de alimentos en la Argentina.

Así lo reflejó un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). “La relajación de las restricciones que vivió Europa durante los meses de verano, pone nuevamente en alerta a varios países del continente ante el recrudecimiento de los contagios por coronavirus”, detallaron los especialistas.

La incertidumbre reina en el mercado europeo y entre los habituales compradores que ante la próxima llegada del invierno en el hemisferio norte deben acelerar sus planes de recomponer los niveles de stock de alimentos ante el presente escenario de pandemia. Una situación que podría tener su correlato en problemas de logística o bien encarecimiento de costos y precios.

Por el momento, el exportador europeo “está optando por reducir los volúmenes de compra o defiriendo las cargas lo más posible, como una estrategia de ganar tiempo hasta que existan mayores certezas en cuanto al levantamiento de las restricciones”. Pese a ello, tal como se reconoce desde la BCR, más allá de esta actitud, no se constatan cancelaciones ni la renegociación de los contratos realizados, tal como sucedió en marzo pasado.

En el análisis de los especialistas sobre el caso de la Argentina, tomando los precios de dos de los cortes más demandados por Europa como el bife ancho y el RAL Hilton, se observa un derrumbe de más del 40% respecto de los valores pagados a principios de agosto.

Actualmente los pocos compradores activos ofrecen valores de entre USD 7.000 y USD 8.000 por tonelada contra niveles de USD 13.000 convalidados hace tres meses atrás. La opción de comprar y congelar para diferir las ventas también es una estrategia que va en detrimento de precios, dado que el valor de un corte enfriado para consumo en restaurantes no es el mismo que un congelado que, eventualmente pueda terminar ingresando a un canal de consumo masivo por falta de demanda.

Si bien las exportaciones de septiembre aun no registran una retracción en volumen respecto de igual mes de 2019, sí se observa una desaceleración tras la recuperación de los últimos meses y una fuerte caída en el nivel de precio medio por tonelada del 16,5% al pasar de USD 10.728 en agosto a USD 8.950 promedio en septiembre.

Impacto

Muchos son los exportadores que miran para atrás y reconocen el impacto que tuvo el cierre parcial del mercado cárnico en Europa durante la primera parte del 2020 como respuesta a la primera oleada de la pandemia. Allí las importaciones de carne vacuna cayeron un 22% por el cierre de restaurantes, hoteles y bares. Hoy mayoritariamente la hotelería está cerrada, y también vuelven a prohibir la actividad en bares que no tengan servicio en las llamadas terrazas.

Los especialistas de la Bolsa de Rosario consignaron que si bien en el caso de Argentina aún se encuentra muy activo el mercado chino, la alta concentración en un único destino también provoca una zona de alta vulnerabilidad. En septiembre pasado, China representó el 76% de los embarques totales de carnes frescas y congeladas, seguido por Chile e Israel, con menos de un 6% de participación individual. En este punto, es importante considerar que, en estos momentos, se está transitando el pico de compras estacionales chinas. A partir de mediados de diciembre suelen bajar significativamente los volúmenes embarcados a este destino.

Si bien existen otros destinos tradicionales como Chile, Israel, Rusia e incluso Estados Unidos que comienzan a pesar en la distribución total, la capacidad adicional de compra en su conjunto no compensa una baja estacional de China combinada con una nueva caída de Europa.

Por lo cual, si no existe una recuperación de las compras del continente viejo, hacia fin de año habrá un mayor volumen de producción que se volcará para su comercialización al mercado interno.

Infobae