En el mes pasado el precio de la canasta básica se incrementó 5.1 por ciento. No obstante, de acuerdo con el seguimiento de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) hay productos que en sólo un mes se encarecieron hasta 50 por ciento.

Según datos del organismo, al cierre de la primera quincena de agosto el precio de la canasta básica, que incluye 38 productos de consumo frecuente, se ubicó en mil 173 pesos, 57 pesos más respecto a los mil 116 pesos que costaba en julio pasado.

La Anpec aglutina a comerciantes de todo el país que mantienen trato directo con los consumidores, por lo que el costo de su canasta básica sirve como un indicador para medir la inflación en la microeconomía.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Anpec, señaló que la inflación ha sido un golpe fuerte al poder adquisitivo de la población mexicana, orillándola a cancelar consumos y bajar la calidad en la compra de productos.

Para los economistas, la inflación es un factor que no incide en el destino económico, pero se debe convenir que, en donde sí incide y resulta ser un flagelo es en el poder adquisitivo de la población. Lamentable resulta el divorcio del diseño de la macroeconómica respecto de la microeconomía. Para los ciudadanos de a pie, la inflación atiza su pobreza, destacó.

De manera anual la canasta básica de la Anpec registra un aumento de 9.1 por ciento, dado que en agosto de 2020 se ubicaba en mil 75 pesos. El Banco de México sigue subiendo las tasas de interés pudiendo llegar a cierre del año a 5.25 por ciento buscando contener la escalada inflacionaria, pronosticando que el control de la inflación se lograría hasta 2023. Larga, sinuosa y angustiante travesía les depara a los monederos de las amas de casa, apuntó Rivera.

De acuerdo con la Anpec, en el último mes el producto de la canasta básica con el mayor incremento fue la cebolla, cuyo precio promedio por kilogramo pasó de 15.11 en julio a 22.78 pesos, es decir, un aumento de 50.74 por ciento de un mes a otro.

En tanto, el kilogramo de limón escaló 23.01 por ciento, el de la naranja 21.24 por ciento, el del tomate 20 por ciento, el del jitomate 17.09 por ciento y el de la papa 17.09 por ciento.

Dichos incrementos son promedios nacionales; sin embargo, de acuerdo con la Anpec, al interior de la República hay aumentos más alarmantes, por ejemplo, el 133 por ciento de la cebolla en Querétaro y el 100 por ciento del tomate en Tabasco.

Para el presidente de la Anpec la canasta básica reciente el elevado costo de los energéticos, lo prolongado de la sequía, los desastres naturales producto del calentamiento global, el rebrote del Covid-19 por su variante delta y la llegada de la temporada invernal.

fuente: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.