El Parlamento Europeo ha aprobado este jueves un documento en el que le pide al Gobierno mexicano que actúe de manera firme y contundente contra los ataques a la prensa y los defensores de derechos humanos. Con 607 votos a favor, dos en contra y 73 abstenciones, los eurodiputados han resuelto un texto que resalta uno de los grandes lastres del país, reconocido como el más violento del mundo para ejercer el periodismo. Además, le han solicitado al presidente Andrés Manuel López Obrador que frene la “retórica populista” contra la prensa desde sus conferencias mañaneras diarias. La resolución europea supone una petición inédita de la institución frente a una problemática que no es exclusiva de este Gobierno —pues se ha cobrado la vida de más de 150 reporteros en las últimas dos décadas y 68 activistas han sido asesinados en los últimos cuatro años— pero es a quien le exige que tome las medidas necesarias para no ponerlos más en riesgo.

En México han sido asesinados al menos seis periodistas en lo que va de año, según la ONG Artículo 19. Las cifras alarmantes han provocado protestas en todo el territorio, especialmente tras los asesinatos casi seguidos —en menos de seis días y en la misma ciudad— de Margarito Martínez y Lourdes Maldonado, el 17 y 23 de enero en Tijuana. La impunidad rampante, un 95% de los crímenes no se resuelven, ha sido otro de los motivos que alega el documento aprobado por el Parlamento para pedirle al Gobierno que actúe.

El discurso del presidente hasta la fecha ha sido tibio en condenar estos crímenes y los de los defensores de derechos humanos, según se interpreta del expediente. Incluso ha llegado a atacar a algunos de los más conocidos desde la tarima presidencial, algo que han imitado otros socios de Gobierno. Como sucedió hace unos días con el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, que en una conferencia de prensa reciente fue abucheado por los reporteros al intentar repetir las palabras de López Obrador llamando “mercenarios de los medios de comunicación” y a los periodistas que atacan “a nuestro movimiento y nuestro presidente”.

En el documento europeo se llega a señalar que “considerando que México es el lugar más mortífero para los periodistas fuera de una zona oficial de guerra”, López Obrador ha utilizado “con frecuencia una retórica populista en las conferencias de prensa diarias para denigrar e intimidar a periodistas independientes, propietarios de medios de comunicación y activistas; que la retórica de abuso y estigmatización genera un ambiente de agitación incesante contra los periodistas independientes; que, bajo el pretexto de luchar contra las noticias falsas, el Gobierno mexicano ha creado una plataforma de propiedad estatal para exhibir, estigmatizar y atacar a la prensa crítica”. La plataforma a la que hace referencia el texto es el espacio Quién es quién de las mentirasde las mañaneras de los miércoles, donde se exhiben reportajes o columnas críticas con el Gobierno y también a sus autores.

En este sentido, los eurodiputados le piden al Gobierno mexicano que “se abstengan de publicar cualquier comunicación que pueda estigmatizar a los defensores de los derechos humanos, los periodistas y los trabajadores de los medios de comunicación, exacerbar el ambiente contra ellos o distorsionar sus líneas de investigación”. Y hacen también un llamamiento a resarcir el daño infligido contra ellos: “Que destaquen públicamente el papel fundamental que desempeñan los defensores de los derechos humanos y los periodistas en las sociedades democráticas”.

el país

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.