Inicio Internacional El monocultivo intensivo pone en peligro los sistemas del agua

El monocultivo intensivo pone en peligro los sistemas del agua

En nuevo artículo publicado en Nature Geoscience , y escrito por una colaboración global de investigadores interdisciplinarios que estudian sistemas ecohidrológicos, pide a los legisladores y profesionales que consideren estas interacciones agua-vegetación en sus decisiones de gestión de la tierra.

El profesor David Hannah, que ocupa la Cátedra UNESCO de Ciencias del Agua en la Universidad de Birmingham, es coautor del artículo. Dijo: «Los científicos y los formuladores de políticas deben trabajar en estrecha colaboración para traducir el conocimiento científico en acciones. Debemos diseñar bosques y sistemas agrícolas que abarquen y mejoren la diversidad. Este enfoque es esencial si queremos preservar la capacidad de recuperación natural de nuestros ecosistemas y proporcionar una mejor administración de los recursos hídricos finitos de la Tierra

Los autores del artículo argumentan que, si bien el cambio en la cobertura del uso de la tierra puede ser bien intencionado, ya sea para aumentar la captura de carbono o para satisfacer las demandas de alimentos, agua y energía, puede tener consecuencias no deseadas que afecten el ciclo del agua.

La profesora Irena Creed, coautora principal de la Universidad de Saskatchewan, dijo: «Hay consecuencias hidrológicas a tener en cuenta al cambiar los tipos de cobertura terrestre. La gente quiere plantar árboles para ayudar con el secuestro de carbono y el cambio climático, pero a veces, cuando se hace eso y plantas muchos árboles de crecimiento rápido que son de una especie y edad uniformes, estás reduciendo la biodiversidad y también estás homogeneizando el ciclo del agua. Eso básicamente significa que estás reduciendo el rango y la respuesta del ciclo del agua, y lo hace más susceptible a factores estresantes como el cambio climático «.

La uniformidad de las plantas en paisajes altamente manejados que han reemplazado a los humedales, por ejemplo, se ha relacionado con aumentos en la frecuencia y severidad de inundaciones y sequías, así como con el deterioro de la calidad del agua. En otros lugares, se prevé que el crecimiento de monocultivos de maíz para producir etanol y biodiésel en los Estados Unidos aumente las áreas con riesgo de contaminación por nitratos de las aguas subterráneas. Y las plantaciones de árboles que se cultivan para satisfacer la demanda de madera pueden reducir o incluso eliminar los arroyos, lo que hace que los suelos se vuelvan más ácidos o salinizados y con una mayor susceptibilidad al fuego.

En contraste, un sistema con mayor biodiversidad tiene árboles y plantas con diferentes arquitecturas, tanto por encima como por debajo del suelo, lo que conduce a un sistema natural y robusto.

Delphis Levia, coautor principal de la Universidad de Delaware, explicó: «Piense en la humedad del suelo y la profundidad de las raíces. Si hay una variedad de diferentes especies de árboles, algunas envían raíces poco profundas, otras intermedias y otras profundas. Eso significa Hay mucha más humedad del suelo disponible para algunas especies forestales que para otras. Pero si se encuentra en una situación de monocultivo, como ocurre con muchos cultivos básicos, la profundidad de las raíces es más uniforme. No penetran en el suelo en diversos grados como la vegetación natural en los bosques. Y así, pueden ser más susceptibles a la sequía

El equipo de investigación argumenta que se necesita más investigación para analizar completamente la relación entre la complejidad vegetativa y el uso del agua. Esto se haría para ver cómo las pérdidas en la diversidad vegetal afectan el ciclo del agua y la resiliencia planetaria al cambio global, y cómo eso puede conducir a una mayor susceptibilidad a enfermedades, incendios y otros eventos climáticos extremos como los huracanes.

John Selker, profesor de la Universidad Estatal de Oregon y coautor del artículo, dijo que saber cómo se está produciendo el cambio en el ciclo del agua de forma cuantitativa permitiría implementar prácticas de gestión adecuadas.

«Está bien conocer las tendencias cualitativas, pero para poner esto en las prácticas de gestión, necesitamos algunos números sobre la resiliencia como una función de métricas específicas de complejidad», dijo el profesor Selker.

El artículo tiene su origen en el Taller de Ecohidrología de Ettersburg financiado por la Universidad de Delaware y la Fundación UNIDEL. 29 expertos y estudiantes de 11 países se reunieron en Weimar, Alemania, para descubrir cómo empezar a abordar la multifacética crisis del agua en el mundo. En el taller, los expertos trabajaron juntos para identificar las necesidades de investigación que los ecohidrólogos deben abordar para poder brindar estrategias y datos que ayuden a mitigar parte de la crisis mundial del agua .

MA