Culiacán, Sinaloa. – El golpe ya está dado y no hay vuelta de hoja, aunque eso se refleje en que se vaya más para atrás en la ansiada soberanía alimentaria, opinaron los dirigentes agrícolas de Caades y de la Coordinadora Única de Productores Agrícolas, en relación al presupuesto federal para el campo que quedó en 53 mil millones de pesos, alrededor de un 6 por ciento más que el del 2021.

Gustavo Rojo Plascencia, dirigente de Caades, y Emilio González, de la coordinadora, señalaron que es lamentable que si bien es el sector exportador de alimentos el que trae balanza superavitaria, los productores de granos, siguen en el rezago y más ahora que no tienen programas de atención.

“Por ejemplo, hay aumentos y hay recursos muy importantes a programas como el apoyo a fertilizantes, pero que son programas asistencialistas y que están dejando de lado la agricultura comercial”, indicó el presidente de Caades.

“Tomando en cuenta que producir alrededor de 5 millones de toneladas pues obvio que vamos a necesitar esos mil millones y puede que más, para poderle hacer frente a la comercialización”, externó.

Aclaró el presidente de Caades que en cambio sí es un avance importante que se hayan considerado recursos para las presas Santa María y Picachos que detonará la agricultura de riego en esa zona.

Ambos dirigentes agrícolas confiaron que ahora sea el Gobierno del Estado el que dé más presupuesto para atender esos temas que deja de lado la federación y que a Sinaloa impactarán sobremanera al tener en la agricultura comercial su bastión económico.

fuente: Línea Directa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.