Inicio Internacional El campo padece la guerra comercial: cultivos en EU se pudren mientras...

El campo padece la guerra comercial: cultivos en EU se pudren mientras costos de almacenamiento suben

107
0
Compartir

Los agricultores estadounidenses que están completando sus cosechas enfrentan un gran problema: dónde colocar la montaña de granos que no pueden vender a los chinos.

Para el granjero de Luisiana Richard Fontenot y sus vecinos la solución fue costosa: dejar que los cultivos se pudran.

Fontenot aró menos de 400 de sus 690 hectáreas sembradas de soja este otoño boreal, e incluso cortó algunas plantas en lugar de cosechar sus granos valuados en más de 300,000 dólares.

Los granos se dañaron por el mal tiempo y empeoraron debido a una cosecha húmeda, aunque normalmente podría venderlos de todos modos a un operador local. Pero este año no están comprando tanto grano dañado.

“Nadie los quiere”, dijo Fontenot en una entrevista telefónica. “No sé qué más hacer”, agregó.

La escena se repite en todo Estados Unidos, donde los agricultores de granos están arando cultivos, dejándolos pudrirse o amontonándolos en el suelo, según entrevistas con más de dos decenas de agricultores, investigadores académicos y prestamistas agrícolas.

Ellos coinciden en que este es uno de los resultados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ha afectado considerablemente la demanda de exportaciones y ha inundado las instalaciones de almacenamiento con el exceso de granos resultante.

En Luisiana, hasta el 15 por ciento de la cosecha de oleaginosas está siendo arada o está demasiado dañada para el mercado, según los datos analizados por personal de la universidad estatal.

Las cosechas se van a desperdiciar en partes de Misisipi y Arkansas, mientras pilas de granos abundan en los suelos de Dakota del Norte y del Sur. Y en Illinois e Indiana, algunos agricultores están luchando para proteger de los animales las bolsas de silos llenas de cultivos.

COSTOS DE ALMACENAMIENTO

Los agricultores estadounidenses sembraron 36 millones de hectáreas de soja este año, el segundo mayor nivel de la historia, con la esperanza de que la creciente demanda de China les brindara mejores rendimientos que otros cultivos.

Pero Pekín impuso un arancel del 25 por ciento sobre la soja estadounidense en represalia por las tarifas impuestas por Washington a las exportaciones chinas.

Eso cerró las ventas de soja de Estados Unidos a China, valuadas en alrededor de 12,000 millones de dólares el año pasado. El gigante asiático suele comprar cerca del 60 por ciento de los suministros estadounidenses.

Washington implementó un programa de ayuda de igual magnitud -12,000 millones de dólares- para ayudar a los agricultores a absorber el costo de la guerra comercial. A mediados de noviembre, se habían pagado 837,8 millones de dólares.

Pero parte de ese dinero pasará de los agricultores a los grandes operadores de granos, como Archer Daniels Midland Co (ADM.N) y Bunge Ltd (BG.N), que están cobrando más a los productores para almacenar los cultivos en los silos donde hay espacio limitado. Bunge y ADM no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre las tarifas de almacenamiento.

Los agricultores están sintiendo el impacto. Quienes se encuentran en el centro de Illinois podrían pagar hasta un 40 por ciento más que en años anteriores para almacenar cultivos en las próximas semanas, según el consultor agrícola Matt Bennett.

La guerra comercial ha exacerbado la presión sobre el almacenamiento, que ha sido un problema persistente en los últimos años debido en gran parte a un exceso mundial de granos.

fuente: Reuters