Inicio Internacional El bienestar animal cada vez afecta más en las decisiones de compra...

El bienestar animal cada vez afecta más en las decisiones de compra de los consumidores

57
0
Compartir

Aproximadamente uno de cada cinco (19%) estadounidenses dice que les importa más el precio que la calidad cuando se trata de comprar carne, según los nuevos datos de YouGov Omnibus.

Los millennials entre las edades de 18 y 34 años eran especialmente propensos a decir esto, con casi un cuarto del total de entrevistados (24%). Un amplio número de personas (46%) dice que les importa el precio y la calidad por igual, mientras que tres de cada diez (29%) dicen que les importa más la calidad.

Una mayoría considerable (77%) de los estadounidenses también dice que se preocupa por los derechos de los animales. Las mujeres (84%) son más propensas que los hombres (69%) a decir que “les importa mucho” o “les importa un poco”. Los hombres tenían el doble de probabilidades que las mujeres a decir “No me importa mucho” (16% vs 8%) y más de cinco veces más probable que diga “No me importa en absoluto” (11% vs 2%).

Más de seis de cada diez (63%) estadounidenses dicen que si descubren que una compañía tiene una mala reputación con respecto al bienestar de los animales, sería menos probable que compren la carne comercializada por esa compañía. Las mujeres (69%) son más propensas que los hombres (57%) a decir esto.

Otro 14% de las personas dice que la mala reputación de las compañías en relación con el bienestar de los animales no haría ninguna diferencia en su decisión de compra, mientras que un número similar (15%) dice que aumentaría las probabilidades de que compren a la compañía.

Los Millennials (22%) eran más propensos que los estadounidenses de 35 a 54 años (13%) y los estadounidenses de 55 años o más (10%) a decir que la mala reputación de una empresa por el bienestar animal haría que tuvieran más probabilidades de comprar carne del empresa.

Sin embargo, muchas personas podrían no estar prestando atención a quién procesa su carne. Así, casi una cuarta parte (23%) admitió que “nunca” verificaron qué compañía procesó la carne que compran. Otro 21% dice que “rara vez” lo comprueba, el 24% “a veces”, un 17% “a menudo” y un 11% “siempre lo hace”.

La zona de EE.UU. donde menos se comprueba el origen es el noreste del país donde el 31% de las personas eligió esta opción. En contraste, solo el 23% de los del medio oeste, el 21% de los sureños y el 19% de los occidentales eligieron la misma respuesta.

Por otro lado, algunas personas pueden no estar revisando etiquetas o comprando carne en absoluto.

Aproximadamente dos de cada diez (21%) estadounidenses dicen que han probado un producto “destinado a imitar de cerca las hamburguesas”, como los productos fabricados por Beyond Meat o Impossible Foods. Y uno de cada diez (12%) asegura que compró un producto de imitación de la tienda y lo cocinó en su casa, otro 8% dice que probó algún producto de este tipo en un restaurante, y el 4% dice que lo probó en otro lugar. Los estadounidenses que tienen entre 18 y 34 años de edad tienen más probabilidades (32%) de haber probado estos productos.

eurocarne