Inicio Uncategorized El agro pierde 930 mdp con eliminación de subsidios

El agro pierde 930 mdp con eliminación de subsidios

Con la decisión del gobierno federal de eliminar la compensación de bases del maíz, el sector agrícola de Guasave perderá 930 millones de pesos que no se ejercerán en el subsidio.

Gilberto Enrique Lugo López, ex delegado de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, aseguró que la agricultura va de mal en peor y que este decreto da muestras de que el gobierno federal no le da importancia al principal generador de alimentos que es el campo.

El impacto

De acuerdo con los datos dados a conocer por la Asociación de Agricultores del Río Sinaloa Poniente, el precio del cereal se compone del valor objetivo del grano y de los apoyos a la comercialización dentro de los que se encuentran las bases y la compensación de bases que para este año fueron eliminados y que equivalen a un apoyo de 49.16 dólares por tonelada de maíz.

Ignacio Salcedo, gerente de la AARSP, expuso que esta reducción en el ingreso al productor le representará una pérdida de 934 pesos por hectárea, tomando en cuenta un tipo de cambio de 19 pesos por dólar.

Desaliento

Así, empresarios agrícolas lamentaron la falta de sensibilidad del gobierno hacia la producción de alimentos que se da por parte de los agricultores sinaloenses que son los que aportan cinco millones de toneladas de maíz al año para la alimentación de los mexicanos.

Lugo López, quien es secretario de la Asociación de Agricultores del Río Sinaloa Poniente, advirtió que es muy triste la situación que se vive en el campo.

“El costo de producir aumenta cada año, con el alza al diésel, las gasolinas, todo se está compaginando porque además hay una reducción en otros incentivos como el Proagro, que del 2016 al 2017 sufrió un decremento muy importante.

El impacto

Sobre los efectos que generará este recorte, Francisco Urías Sánchez, presidente de la Red Mayor Río Sinaloa, advirtió que el resto de las actividades productivas de la región, como es el caso del comercio, la industria y los prestadores de servicios, sufrirán también los daños colaterales por la falta de derrama económica.

Urías Sánchez lamentó que en el caso de los consumidores locales estos no sean favorecidos por la reducción en los precios del maíz, pues citó que por ejemplo en el caso de la tortilla el kilogramo subió de 13 a 15 pesos por kilo durante el 2016, a pesar de que el precio del maíz se ha mantenido casi en los mismos niveles para el productor en los últimos tres años.

Y es que dijo que son los intermediarios y los industriales los únicos que ganan en la cadena del maíz, ya que tanto los aceites de uso comestible como la carne y otros productos relacionados con el cereal, permanentemente se mantienen a la alza.

fuente: El Debate