Inicio Internacional Crece la preocupación entre la industria cárnica de Reino Unido por el...

Crece la preocupación entre la industria cárnica de Reino Unido por el inminente Brexit

La Asociación Británica de Procesadores de Carne (BMPA por sus siglas en inglés) ha emitido más advertencias sobre los problemas técnicos que deberán afrontar ante el inminente Brexit. EStos deberán abordarse con urgencia para evitar interrupciones en el comercio.

Entre las preocupaciones mostradas está el no saber aún si la UE va a otorgar a Reino Unido la consideración de tercer país, lo que implicaría la realización de inspecciones de su sistema productivo para poder exportar carne a la UE. “A medida que se acercaban los plazos previos de no acuerdo, el Reino Unido recibió este estado sin condiciones previas adicionales sobre la base de que permanecería alineado dinámicamente durante un período acordado. Sin embargo, esta vez, no tenemos garantía de que la UE otorgue automáticamente la aprobación del tercer país del Reino Unido sin una inspección previa”, asegura la BMPA.

Peter Hardwick, asesor de política comercial de BMPA también comentó sobre las preocupaciones de las organizaciones sobre los aranceles de importación como parte de cualquier acuerdo de Brexit: “respecto al comercio con la UE, necesitamos un arancel cero sobre las importaciones y exportaciones para mantenernos competitivos. Si no entendemos que el consumidor británico terminará pagando el precio. Además de necesitar un arancel cero para las exportaciones de carne, también nos preocupan los aranceles a la importación de maquinaria alimentaria, la mayoría de los cual se fabrica en Alemania «.

Hardwick continuó: “Para los productos que salen del Reino Unido, necesitamos controles mínimos que causen demoras mínimas en la logística, por lo que podemos llegar a los clientes de la UE a tiempo para realizar ventas ese día. Para los bienes que ingresan al Reino Unido desde Europa, el Gobierno ahora ha dicho que llevará chequeos en la frontera. Necesitamos saber qué se entiende por chequeos en este caso. También necesitamos saber cuáles son los arreglos para los certificados sanitarios sobre las importaciones de la UE. Lo que sería útil ver es un cronograma de cuándo el Reino Unido elaborará estos planes y cómo supervisará y verificará el cumplimiento en los países productores. Se requeriría un proceso de documentación que requiera una administración mínima de la oficina, y se requeriría una rápida aprobación veterinaria y firmas para minimizar la interrupción».

Hardwick también afirmó que el Reino Unido debe garantizar que se mantengan altos estándares para los alimentos importados: “No debemos permitir que los productos que no cumplan con los estándares actuales de seguridad alimentaria, bienestar y medioambiente del Reino Unido ingresen al país después del Brexit. Si lo hacemos, nos expondrá a productos baratos que inundarán el mercado y socavarán la competitividad británica. El riesgo de que esto ocurra es especialmente alto con las importaciones de los Estados Unidos y América Latina. El gobierno no ha incluido estas salvaguardas en el reciente proyecto de ley de agricultura para que puedan mantener todo en la mesa de negociaciones durante las conversaciones comerciales con personas como Estados Unidos y otros terceros países. Esto deja a los productores británicos aún más a merced de las negociaciones comerciales».

Por último, Hardwick también abordó el papel de los trabajadores migrantes como parte de un acuerdo de Brexit: «La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto la necesidad de una política de inmigración mas suave para tener en cuenta el hecho de que muchos trabajadores son fundamentales para mantener en funcionamiento las industrias clave, en realidad caen en la categoría de no calificados y se les prohíbe venir a trabajar porque su salario cae por debajo de un umbral arbitrario. Frente a esto, la industria cárnica británica depende de este tipo de trabajadores inmigrantes porque es muy difícil lograr que los ciudadanos del Reino Unido asuman estos puestos. Como mínimo, pediríamos al Gobierno que permita a los trabajadores extranjeros un acceso estacional de 6 meses, tal vez de julio a diciembre, pero esto solo mitigaría, no resolvería el problema».

Eurocarne