Crece la crisis del agro en Brasil en medio de las inundaciones

Crece la crisis del agro en Brasil en medio de las inundaciones
junio 4, 2024 - by Internacional
Compartir en Redes Sociales

Hasta ahora, 2024 ha sido un año de desafíos, algunos de ellos muy grandes, para el sector agroindustrial de Brasil. La flor y nata de la economía del gigante . . .
Hasta ahora, 2024 ha sido un año de desafíos, algunos de ellos muy grandes, para el sector agroindustrial de Brasil. La flor y nata de la economía del gigante latinoamericano creció un 15,1% en 2023 según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), contribuyendo por el 23,8% al Producto Interior Bruto brasileño, que el año pasado creció del 2,9%. Sin embargo, tras años de bonanza y la cosecha récord del año pasado de más de 315 millones de toneladas de productos agrícolas según datos del IBGE, el sector ha experimentado una desaceleración sin precedentes en este primer semestre, viéndose obligado a enfrentar un reto tras otro.

El margen de lucro bruto de la soja, junto con el del mijo, fue el peor de los últimos 25 años. Según cálculos del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada (CEPEA) basados en datos de la región de Sorriso, en el estado de Mato Grosso, la productividad media de 50 sacos por hectárea fue insuficiente para cubrir los costes de la soja 23/24. “Los márgenes de beneficio de la soja y el maíz han disminuido, lo que ha creado una crisis importante, ya que los costes de producción no han bajado, sólo los precios. Muchos estados se enfrentan a problemas de productividad y la única esperanza es que los costes de producción disminuyan en el futuro o que se produzca una crisis mundial que aumente los precios de las materias primas, algo que no está ocurriendo por el momento”, declaró Mauro Osaki, investigador de CEPEA. La crisis también empieza a notarse en el sector lácteo. Según la Confederación de Agricultura y Ganadería de Brasil (CNA), con el movimiento de retracción de precios superior al movimiento de costos, el margen de ganancia de los productores fue 67,4% menor en octubre de 2023, en comparación con el mismo período de 2022.

Hay muchas razones para esta contracción de lo que es un sector de excelencia en la historia de Brasil. No hay que olvidar, de hecho, que es gracias al increíble desarrollo tecnológico de la agroindustria que a lo largo de los años el país ha pasado de importador a ser uno de los principales proveedores de alimentos del mundo. En primer lugar, está pesando la catástrofe del estado sureño de Rio Grande do Sul, donde las recientes inundaciones tuvieron entre sus efectos secundarios un brusco parón de la economía agrícola del estado que produce por sí solo el 70% del arroz de Brasil. Según la Federación de Agricultura de Rio Grande do Sul, cada productor rural perdió 1,4 millones de reales, 267 mil dólares, con las inundaciones, es decir un total de 3.000 millones de reales, 572 millones de dólares. La cifra sólo se refiere a la pérdida de productos agrícolas y ganado – murieron al menos 23 mil animales – y no considera los daños en infraestructuras, maquinaria y propiedades. Pero mientras Lula anunciaba esta semana 15.000 millones de reales (2.859 millones de dólares) en créditos para las empresas de Rio Grande do Sul, los productores agrícolas quedaron decepcionados en la reunión con el ministro de Agricultura, Carlos Fávaro, que no anunció ninguna nueva línea de crédito para ellos, pero reiteró la creación de fondos de garantía para el acceso al crédito rural anunciada el 9 de mayo pasado.

Am

Share this post? Facebook Twitter Linkedin

Informativo Arriba El Campo

Add your Comment