Inicio Finanzas Certificamos carne TIF… pero no es la que comemos

Certificamos carne TIF… pero no es la que comemos

En entrevista con El Heraldo, José de Jesús Guzmán de Alba, presidente de la UGRH, dijo que la carne que se comercializa y consume hoy en la entidad tiene una inspección sanitaria correcta y procede del rastro municipal, pero los rastros privados locales tipo TIF no distribuyen aquí su carne, sólo la destinan al mercado de exportación.

Sin embargo, existe finalmente una oportunidad para que carne TIF acceda al mercado público de las carnicerías si se logra destrabar el proyecto del rastro de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida a medio construir, comentó. No se concluyó dicho matadero, “a causa de un problema político con el sexenio anterior y cuya infraestructura se intenta destrabar con la actual administración estatal, lo que permitiría que la carne TIF pueda acceder al mercado local de las carnicerías”.

José de Jesús Guzmán señaló que en Aguascalientes opera el rastro de UGASA, que es de Tipo Inspección Federal (TIF). Por lado, está el de Freasa que se encuentra en San Francisco de los Romos y otros dos que se encuentran en ese mismo municipio, uno de los cuales es propiedad del Ayuntamiento de Aguascalientes. Con esta cantidad de infraestructura es suficiente para la población aguascalentense tenga carne de buena calidad.

La carne que se comercializa en el mercado local es la que proviene del rastro municipal, en donde hay dos secciones: una es la matanza regular para consumo humano y la otra es la industrialización de animales caídos. No obstante, la línea de consumo humano del rastro capitalino es muy vieja y ya cumplió su vida útil, por lo que debe ser arreglada y modernizada para mejorar sus índices de calidad, aseveró.

LO QUE NO SE COME

Los animales caídos se canalizan a las plantas de rendimiento que emprenden el proceso de industrialización para transformarlos en una diversidad de productos. “Muchas personas consideran que son un mugrero los rastros y en cierta forma tienen razón, ya que ahí llegan los animales enfermos o en muy malas condiciones, los cuales no llegan al consumo humano”.

Cientos de toneladas de ganado que es sacrificado en los cuatro rastros que operan en Aguascalientes y cuya carne no es para consumo humano, se canaliza integralmente para su industrialización y aprovechar todas sus partes en la fabricación de larga lista de productos y alimentos para mascotas, señaló el presidente de la UGRH, José de Jesús Guzmán de Alba.

“Los huesos de los animales caídos se industrializan y se elabora harina, la piel se canaliza a la producción de calzado, la carne se destina para alimento de perros y gatos, entre otros cientos de usos industriales”, comentó.

CLEMBUTEROL

Respecto al caso de clembuterol denunciado en su momento por el Instituto de Salud en Aguascalientes, dijo que esos asuntos deben abordarse por el grupo colegiado integrado por las uniones ganaderas, la Secretaría de Agricultura y otras dependencias, sin embargo, el ISSEA se fue por la libre y no hizo la investigación correspondiente, sólo emitió la alerta en los medios de comunicación.

Agregó que cada caso de clembuterol desencadena la caída en el consumo de carne por parte de la población, por lo que asuntos deben abordarse con toda responsabilidad por el grupo colegiado para revisar las investigaciones pertinentes, ello requiere una coordinación por parte de las autoridades competentes.

 fuente: El Heraldo de Aguascalientes