Inicio Finanzas Certifica SENASICA a unidades de producción y empaque de frutas y hortalizas...

Certifica SENASICA a unidades de producción y empaque de frutas y hortalizas de Aguascalientes

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) entregó reconocimientos a 89 productores que participaron en el Programa Buen Uso y Manejo de Agroquímicos (BUMA), y la certificación en Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC), a cuatro empacadoras y cuatro unidades de producción de legumbres, nopal, fresas y hortalizas de Aguascalientes.

Con estas certificaciones, los productores y unidades certificadas, tienen la oportunidad de acceder a nuevos mercados en condiciones de mayor competitividad, ya que cumplen con los estándares de calidad e inocuidad que se requieren para la comercialización de sus productos tanto en el país y como en el extranjero.

75 de los campos que participaron en el BUMA, tienen una cobertura de mil 631 hectáreas, y recibieron el reconocimiento por conducto del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Aguascalientes (CESVA), que es el organismo auxiliar de la SAGARPA, dedicado a promover la sanidad e inocuidad agrícola en el estado.

El Director en Jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, entregó los reconocimientos, durante una gira de trabajo que realizó por el estado de Aguascalientes, acompañado por el Secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial del Estado (SEDRAE), Manuel Alejandro González Martínez y el presidente del CESVA, Carlos Alberto Martínez Guerra.

El funcionario de la SAGARPA destacó el interés que han mostrado los productores y empacadores de Aguascalientes para implementar en sus procesos de producción los sistemas de inocuidad que ha puesto a su disposición el SENASICA, para ayudarlos a ser más productivos y más competitivos.

Recordó que para el Gobierno Federal los temas sanitarios son prioridad, por lo que el titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, ha instruido trabajar de cerca con los productores a fin de que estén en posibilidad de cumplir el reto que significa la globalización, la diversificación de mercados y satisfacer a consumidores cada vez más exigentes, que demandan alimentos sanos, inocuos y de calidad.

Por su parte, el titular de la SEDRAE, Manuel Alejandro González Martínez, señaló que la sanidad e inocuidad son factores detonantes de las exportaciones agrícolas y el desarrollo de las comunidades.

Los productores que cumplen con los requisitos de sanidad, inocuidad y con los estándares de calidad que exigen los mercados globales, agregó, son más competitivos, pues movilizan por el país sus productos con mayor facilidad y tienen la oportunidad de gestionar precios preferenciales en mejores mercados.

En las instalaciones del empaque de hortalizas de exportación “Los Mirasoles”, ubicado en la localidad de Villa Juárez, del municipio de Asientos, los funcionarios constataron los avances en la implementación de los sistemas de inocuidad en el estado.

Cabe destacar que el Programa de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria atiende actualmente en Aguascalientes, a un padrón de 212 campos de producción, con una superficie de tres mil 037 hectáreas y 19 empaques, en los cuales se implementan acciones encaminadas a ofrecer al consumidor productos de calidad.

Posteriormente visitaron las instalaciones del empaque de fresas “El Milagro”, ubicado dentro del Distrito de Riego 01, en el municipio de Pabellón de Arteaga, el cual también recibió la certificación por la aplicación de SRRC en sus instalaciones.

Se prevé que en la entidad se incremente la producción de fresa, debido a la iniciativa de los productores del Distrito de Riego 01, para avanzar en la reconversión hacia cultivos más rentables y sustentables, que tengan acceso a mercados de exportación

Es importante recordar que los SRRC son medidas y procedimientos establecidos por el SENASICA para garantizar que los bienes de origen agrícola, pecuario, acuícola y pesquero, se produzcan y procesen en óptimas condiciones sanitarias, y se reduzca el peligro de contaminación física, química y microbiológica de los alimentos, a través de la aplicación de las Buenas Prácticas.