Es una técnica que no garantiza que llueva, dice el investigador de Ciencias del Agua y Medio Ambiente de Itson, Agustín Robles Morúa
La técnica de inyección de yoduro de plata a las nubes no garantiza que llueva, además que es muy costosa, indicó Agustín Robles Morúa.

El doctor investigador del Departamento de Ciencias del Agua y Medio Ambiente del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson) subrayó que es muy difícil predecir en qué parte de la nube se encuentra la humedad y después si es efectiva la inyección o inseminación no se puede controlar dónde lloverá.

Bombardeo de nubes es costoso e inseguro

Explicó que los cambios en la atmosfera son muy rápidos y las variaciones de los vientos son impredecibles, lo que impide tener un control de dónde se registrarán las precipitaciones pluviales.


“No sabemos realmente dónde va a caer”, dijo, y reiteró que es una técnica con mucha incertidumbre y muy costosa.

Ante la sequía que enfrenta Sonora y otras entidades, dijo que se tienen que buscar alternativas y estrategias de utilizar el agua más inteligentemente, planificar su uso a largo plazo, “tenemos que aprender que el agua aquí llega únicamente tres meses al año, durante el Monzón de Norteamérica y que si queremos usarla todo el año se tiene que administrar”.

“Se tienen que buscar estrategias innovadoras contra la sequía como la cosecha de lluvia, infraestructura verde en las ciudades, sistemas de optimización de riego, por mencionar algunas estrategias”, señaló.

Para tratar de mitigar los efectos de la sequía en Sonora, Sinaloa y Chihuahua, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) iniciarán a finales de junio el bombardeo a las nubes con moléculas de yoduro de plata para estimular lluvias en Sinaloa, Sonora y Chihuahua, fecha que se espera se presenten las condiciones de nubosidad apropiadas.

La Fuerza Aérea Mexicana (FAM) aportó al proyecto dos aviones King Air 350i, uno listo para operar en la Base Aérea militar de Culiacán, Sinaloa, mientras que el otro ya se encuentra en Chihuahua.

Las aeronaves, que fueron modificadas por especialistas mecánicos e ingenieros de la FAM, tienen una capacidad de reacción inmediata para las condiciones de operación que se requieren, además se cuenta con pilotos experimentados.

La Sader resaltó que la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza) delimitó un polígono de trabajo que comprende dos millones de hectáreas para cada uno de los estados donde habrá estimulación de lluvias, mientras que en Baja California fue en un millón de hectáreas.

el diario del yaqui

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.